Reconstruyen el rostro de la 'reina Wari', una noble preincaica de hace 1.200 años

Arqueólogos encontraron en el 2012 la tumba de una mujer noble de la civilización Wari en Huarmey. Cinco años después, reconstruyeron su rostro en 3D.
| | Fuente: National Geographic

Una mujer noble de aproximadamente 60 años de la civilización Wari fue enterrada en el Castillo de Huarmey hace unos 1.200 años. Su tumba fue encontrada en el 2012 rodeada de joyas, frascos y herramientas para tejer. Un equipo de científicos ha logrado reconstruir el posible rostro de la denominada ‘Reina Wari’.

“Cuando vi la reconstrucción por primera vez, en ese rostro vi a algunas de mis amigas indígenas de Huarmey”, dijo Miłosz Giersz, arqueólogo polaco y codescubridor de la tumba de la noble a National Geographic. “Sus genes se mantienen en este lugar”. 

Descubrimiento

En 2012, Giersz y el arqueólogo peruano Roberto Pimentel Nita descubrieron 58 esqueletos de mujeres nobles en una tumba en El Castillo de Huarmey. Esta construcción habría funcionado como centro administrativo de la civilización Wari, que dominó la región siglos antes que la cultura inca.

Los investigadores creen que la ‘Reina Wari’, de unos 60 años aproximadamente, fue especialmente venerada porque en su tumba se encontró joyas y otros artefactos de valor, como un hacha ceremonial y un cáliz de plata. Además según estudios, la mujer pasó la mayor parte de su vida tejiendo.

Se la apodó la Reina Wari por lo fastuoso de su tumba. Así se veía según una impresionante reconstrucción | Fuente: Oscar Nilsson

 Perfil de la reina

Para los Wari y otras culturas andinas, los tejidos se consideraban más valiosos que el oro y la plata. El arqueólogo polaco sostuvo que tejer las telas antiguas descubiertas en otras zonas de Perú podría haber llevado de dos a tres generaciones. Además los miembros de la élite tenían acceso a la ingesta de chicha. A la Reina Wari le faltaban varios dientes, algo que los arqueólogos atribuyeron al consumo frecuente de chicha.

El arqueólogo Oscar Nilsson, célebre por sus reconstrucciones faciales, se encargó de revivir a la reina de Wari. Anteriormente ya había resucitado a la Dama de Cao, una joven aristócrata que vivió hace 1.600 años en el contexto de la cultura moche. A diferencia de la dama, la reconstrucción de la reina se hizo con un enfoque más manual.

Reconstrucción

Nilsson reconstruyó los rasgos faciales a mano a partir de un modelo impreso en 3D del cráneo de la noble. Además recogió datos que le permitieron estimar el grosor del musculo y la carne sobre el hueso. Otra de sus referencias fueron fotografías de población andina que vive cerca del Castillo de Huarmey.

En total, Nilsson tardó 220 horas en reconstruir el rostro de la mujer noble, sin dejar atrás el más mínimo detalle. Para su corte de cabello, el arqueólogo utilizó el cabello real de ancianas andinas que Giersz compró en un mercado.

La reconstrucción fue muy detallista | Fuente: Oscar Nilsson
Sepa más:
¿Qué opinas?