Los transportistas justificaron el incumplimiento de protocolos por la necesidad de servicio. | Fuente: RPP / Archivo

Tras el levantamiento del aislamiento social, la oficina de la Defensoría del Pueblo en La Libertad verificó que no se han implementado las medidas sanitarias de protección en el servicio de transporte público de pasajeros, lo que representa un riesgo para las personas que deben movilizarse en estos vehículos.

En un recorrido por algunas vías de la ciudad, personal de la oficina defensorial advirtió que los buses no cumplían con el distanciamiento mínimo entre pasajeros, ni tenían señalización en los asientos para que el usuario sepa dónde sentarse. Las unidades no contaban con avisos informativos sobre las medidas de prevención, tampoco había implementos de desinfección y paneles de aislamiento del conductor, conforme los establece la norma.

La institución pudo identificar que la situación se agrava en el caso de las combis dado que, muchas veces, exceden el aforo permitido y las condiciones de higiene no son las apropiadas. Asimismo, las unidades no contaban con paneles de protección ni avisos informativos preventivos y, en la mayoría de ellos, los implementos de higiene eran solo para el conductor.

En el caso de los vehículos que realizaban el servicio de taxi, se advirtió que si bien tenían separadores acrílicos y respetaban el aforo permitido, en algunos, el material de separación no era el exigido por el protocolo sanitario.

Ante esta denuncia, el presidente de la Central Única de Transporte Urbano de Pasajeros de La Libertad (Certrull), Vicente Liñan, justificó el mal accionar de algunos micorbuses debido al aumento de la demanda del servicio tras el levantamiento de la cuarentena. Indicó que solo el 50% del total de unidades de 12 empresas, están trabajando.

"Hay más demanda entonces nosotros necesitamos que se apruebe el permiso para trabajar más porcentaje, hasta el cien por ciento, porque ya se están reanudando las actividades y los trabajadores necesitan llegar a su hora, si vamos a la mitad de capacidad, se quedan los pasajeros y aún están en las condiciones económicas como para que paguen taxi", dijo a RPP Noticias.

La oficina de la Defensorial recomendó a la Municipalidad Provincial de Trujillo reforzar las acciones de fiscalización al servicio de transporte público de pasajeros y aprobar un cuadro de infracciones y sanciones que castigue el cumplimiento de los protocolos sanitarios.