Dorsal que muestra la deidad felina que armoniza el metal, el algodón, plumas de aves tropicales y conchas, que resaltan la ferocidad del felino. Ubicación: Museo Santiago Uceda Castillo de Huacas de Moche. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Un total de mil 300 piezas arqueológicas descubiertas durante los trabajos de investigación en el centro ceremonial de la Huaca de la Luna, son  conservadas en el Centro de Investigación del Museo Santiago Uceda Castillo, ubicado en el complejo arqueológico Huacas del Sol y la Luna del distrito de Moche, en La Libertad.

Los restos son cuidadosamente manipulados por los especialistas que iniciaron la restauración de 250 textiles, 1 000 piezas de metal y 100 restos vegetales. Se trata de vestigios que requieren atención urgente y que no han podido ser expuestas debido a la falta de recursos; sin embargo, ahora es posible gracias al premio del Fondo del Embajador de los Estados Unidos, así lo comentó a RPP Noticias el director del proyecto Huacas de Moche, Ricardo Morales.

“Vamos a recuperar muchas piezas que las tenemos debidamente embaladas y conservadas en almacén, pero que ahora van a ser trabajadas integralmente. En realidad, tratamos de mostrar nuevas facetas del arte y de la ideología Moche a través de íconos, de imágenes, de códigos, desplazando pensamientos, mitos, las raciones; que son ahora compartidas”, añadió.

Manto fúnebre de niño que perteneció a la nobleza de la cultura Chimú entre 1250 - 1450 d.c. Aún no está en exhibición, recientemente conservado. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Uno de los últimos elementos conservados es un traje fúnebre que corresponde a un niño de la nobleza de la cultura Chimú que data de 1250-1 450 d.C., descubierto en el año 2003 y que ahora podrá ser expuesto para la comunidad científica y estudiantes de Arqueología mediante la digitalización de los restos en una base de datos.

“Con estos nuevos elementos tenemos la posibilidad de hacer un recambio de la museografía, se tiene que aprovechar todos estos nuevos elementos, que ahora serán fácil de admirar y adquirir las propiedades de su conservación”, indicó.

Morales precisó que en el museo solo se exhiben 256 piezas descubiertas a lo largo de 30 años de estudios. Sin embargo, un total de 3 mil 500 vestigios aún no han recibido tratamiento para ser expuestas al público.

“El objetivo es digitar aproximadamente 5 mil piezas arqueológicas entre las restauradas y las que están por restaurar”, asegura Carlos Rengifo Chungo, responsable de investigación de las Huacas de Moche.

Representación de templo Chimú en ciudadela Chan Chan hallado en Huacas de la Luna. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Nuevo circuito turístico

Rengifo señaló que, en esta nueva etapa, se ha incluido el Patio de los Ocelotes, donde se exponen pinturas muy tempranas de la cultura Mochica y el Patio de las Serpientes, ubicada en plataforma Uhle. Además de todos los espacios ya conocidos que son atractivos del templo construido a los pies de la Huaca de la Luna.

“Estos espacios nos ofrecen una perspectiva mayor de lo que era la vida y la muerte de la cultura Mochica. La Huaca de la Luna fue un templo que funcionó por lo menos 600 años y es importante conocer cómo evolucionó por ejemplo el arte y los espacios arquitectónicos”, resaltó.

Los responsables del proyecto están en constante evaluación del clima y la arena que llega hasta el sitio arqueológico con vientos de 30 kilómetros por hora con son como una lija para las superficies y que, podría con el tiempo, deteriorar las paredes de adobe conservadas a lo largo de los siglos.

“El reto es convertir a este recinto arqueológico en una escuela de campo permanente para la comunidad de arqueólogos, arquitectos, turistólogos, etc., sería el primer centro de investigación de arquitectura prehispánica en tierra”, añadió Ricardo Morales.

Desde que reabrió al turismo, las Huacas de Moche ha recibido 300 visitas en lo que va del mes de noviembre, donde el 15% han sido extranjeros y el 85% nacionales. El sitio arqueológico abre de miércoles a domingo de 9 a. m. a 2 p. m. y se han adoptado todas las medidas de bioseguridad desde el ingreso y señalización a lo largo del recorrido que se amplió a más de una hora.

Vestimenta fúnebre elaborado con plata, algodón y plumas de ave tropical. Tras su restauración será digitalizada y posiblemente expuesta al público. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza