El alcalde Arturo Fernández señaló que el pueblo de Moche sabrá evaluar su trabajo. | Fuente: Cortesía

Los siete regidores de la Municipalidad Distrital de Moche aprobaron por unanimidad la suspensión del alcalde Arturo Fernández Bazán por 30 días por no convocar a sesión de concejo durante la emergencia sanitaria por la pandemia de la COVID-19.

Ante esta decisión, el alcalde dijo que trabaja con o sin apoyo de los regidores que desde un principio fueron oposición. Además, indicó que el trabajo que están haciendo los regidores es fiscalizar y destacó esa labor.

Sin embargo, aclaró que será el Jurado Nacional de Elecciones el organismo que se encargue de las acciones respectivas y, según dijo, la suspensión no prosperará.

"El pueblo de Moche sabrá evaluar el trabajo del alcalde que hace en favor del desarrollo de dicho distrito sin el apoyo de los regidores, porque siempre han estado abocados en la oposición", dijo el alcalde suspendido.

Durante la sesión de concejo donde se decidió la vacancia del alcalde, se impidió el ingreso de la prensa. | Fuente: Cortesía

Hace unas semanas, el alcalde mochero denunció la existencia de una "organización" integrada por exfuncionarios de la municipalidad que buscaban vacarlo con la intención de regresar a la administración edil.

Incluso, indicó que buscaba las pruebas necesarias para denunciar el hecho ante el Ministerio Público y aseguró que, de hacerse efectiva la vacancia o suspensión, respetará la decisión del Jurado Nacional de Elecciones.

Arturo Fernández ha cobrado protagonismo al sellar con su sangre una carta dirigida al presidente de la República, Martín Vizcarra; al declarar a Moche en rebeldía para acatar la cuarentena focalizada y, entre otros casos, por recomendar el uso del dióxido de cloro y de otros medicamentos para prevenir la COVID-19.