Madre de Dios: La lucha por no perder la batalla contra la minería ilegal en medio de la pandemia

Hace un año y medio, el gobierno intervino La Pampa para erradicar la minería ilegal y desarrollar un plan socioeconómico que cambie la historia del lugar. Sin embargo, la pandemia ha debilitado la acción del Estado: los ilegales atacan otra zona, hay falta de policías, se cuestiona por un plan de reforestación, entre otros aspectos.

La pandemia, según diversas voces recogidas para este informe, ha debilitado la presencia del estado en la zona. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

Una cara pelada sigue resaltando en medio de la selva. Es el símbolo de la minería ilegal en la provincia de Tambopata, región Madre de Dios, que arrasó, en busca de oro, con los bosques y contaminó ríos pese a estar en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata.

En febrero del año pasado, el gobierno aplicó en La Pampa, la zona más agredida por cerca de 5 mil mineros ilegales, el famoso Plan Mercurio, que movilizó a más de 1500 agentes de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas para erradicar la ilegalidad y, en una segunda fase, sentar las bases de un desarrollo socioeconómico que acabe con la vida marginal, la delincuencia, la trata de personas y dé empleo formal.

Un año y medio después, la situación es preocupante, según diversas voces y sectores recogidos para este informe. Si bien en La Pampa, la situación está prácticamente controlada, se reporta un lento pero creciente regreso de los ilegales. Y otro grupo de marginales se ha esparcido en un corredor minero habilitado por ley, pero también, en zonas “vírgenes” cerca al río Pariamanu.

Además, la pandemia parece haber debilitado la presencia del Estado en la zona, al punto de que no hay suficientes policías para las investigaciones fiscales, las amenazas a los defensores ambientales continúan, y hasta ahora, se cuestiona, no se ha aplicado un plan de restauración en La Pampa.

Según Fabiola Muñoz, exministra del Ambiente, el gobierno se encuentra trabajando en esa otra alternativa para recuperar La Pampa.
Según Fabiola Muñoz, exministra del Ambiente, el gobierno se encuentra trabajando en esa otra alternativa para recuperar La Pampa. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

La palabra de un ambientalista 

Víctor Zambrano, presidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, y recientemente nominado al premio Tulipán de los Derechos Humanos 2020 (que otorga el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos), le dijo a RPP Noticias que, después de la interdicción en febrero del año pasado, el gobierno no se ha preocupado por remediar la deforestación agudizada en la última década.

“En el momento tenemos 25 mil hectáreas totalmente peladas en la zona de amortiguamiento y no se ha tocado un solo metro cuadrado en esas zonas deforestadas, salvo lo que se está haciendo en la Reserva Nacional de Tambopata, donde hay 7 mil hectáreas en proceso de restauración”, dijo a RPP Noticias.

Zambrano aseguró que, incluso, ha habido intercambio de ideas entre varios sectores para advertir de la situación. “Lo hemos planteado en varias reuniones. Porque hay que definir, decidir qué hacer. Nos hemos pasado en reuniones, concertaciones, etc. Y nada de ver ese proceso de restauración, de cómo debería ser. La labor de las Fuerzas Armadas ha sido cumplida en integridad. Pero, ¿de qué sirve que lo haga (bien) si no hay el complemento para que esa zona desalojada, deshabitada, empiece a trabajarse en ese proceso? Pero ya no para producción de alimentos de pan llevar, sino, un sistema de recuperación de bosques, de producción maderera, no comestible. Porque va a pasar muchísimo tiempo para que el suelo se recupere y vuelva a su estado normal. Eso es lo que está faltando”, insistió.

Según Fabiola Muñoz, exministra del Ambiente (Minam) y una de las que impulsó el Plan Mercurio, hoy comisionada del Minam en la comisión multisectorial de lucha contra la minería ilegal, el gobierno se encuentra trabajando en esa otra alternativa para recuperar La Pampa.

“Esto ya no es un operativo militar o policial. Esto es una estrategia de desarrollo y hay que entender que mientras no seamos capaces de mostrar que el bosque puede producir y generar valor a la población, va a ser difícil. Tenemos varios miles de hectáreas deforestadas. ¿Por qué no podríamos pensar en hacer ahí una inversión para una granja de energía solar? Y si ponemos energía solar, es energía limpia, mucha más barata para la región y eso podría potenciar, por ejemplo, la cadena de frío para diversos productos de la región. Ese es el tipo de cosas que estamos buscando alinear en la región”, comentó para este informe de RPP Noticias.

 

La intervención en La Pampa hizo que un grupo de mineros ilegales se introduzca en otras zonas.
La intervención en La Pampa hizo que un grupo de mineros ilegales se introduzca en otras zonas. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

Nueva alerta ambiental

Pero además existe otro problema: la intervención en La Pampa ha hecho que un grupo de mineros ilegales incursione en otras zonas, más alejadas de la carretera Interoceánica y de difícil acceso, lo cual hace que a las fuerzas del orden les sea más difícil intervenirlos. En este caso aplica una analogía con comerciantes ambulantes: cuando se los desaloja de los exteriores de un mercado urbano, desaparecen por un tiempo y si no los dejan volver, se apuestan en otras zonas para seguir siendo ambulantes. Eso mismo hacen los mineros, pero aprovechando la espesura de la selva.

“La minería ilegal está volviendo no de a pocos, sino masivamente. Hemos quedado desprotegidos porque durante la pandemia, incluso antes, todo el mundo ha trabajado como le ha dado la gana. Casi la mitad se ha perdido. Se han concentrado en la cuenca del río Malinowski. Y han avanzado hacia otra cuenca, un afluente del río Madre de Dios, que es el río Las Piedras. Están arrasando con todo en zonas eminentemente castañeras (la castaña es un fruto que solo crece en Madre de Dios)”, afirmó Zambrano.

Y con esto coincide el presidente de la Junta de Fiscales de Madre de Dios, Washington Luza, quien declaró a RPP que la minería ilegal se ha incrementado en la zona de la margen derecha del río Madre de Dios, es decir, en Santa Rosa, Centromin, Delta 1, Delta 2, Delta 3, Delta 4, Boca Colorado, Huepetuhe e incluso, se han buscado nuevos escenarios en el distrito de Las Piedras (provincia de Tambopata). Para llegar algunos de esos lugares, hay que viajar en bote dos o tres días.

“Ahí es donde se ha insertado la minería, en zonas vírgenes. Ahora sí va a ser mucho más complicado el control. Las autoridades tenemos que trabajar de manera coordinada. Si bien no estamos teniendo reuniones de manera física, vamos a tener que acelerar estas reuniones para ver cuál sería la presencia del Estado, cuántos policías tenemos, cuántos fiscales, cuántos de la SUNAT (Superintendencia Nacional de Administración Tributaria). Si no hay inteligencia, si no se infiltra alguien del Estado en esos lugares, va a ser un poco difícil manejar el tema”, dijo Luza a RPP.

Luza cree que hacen falta más policías en la zona. Y con eso está de acuerdo el representante de la Defensoría del Pueblo en Madre de Dios, Guimo Loaiza Muñoz. Su institución, incluso, envió el 23 de setiembre, un oficio al Ministerio del Interior mediante el cual reveló la falta de efectivos y recomendó que la cantidad de policías debe incrementarse para fortalecer el trabajo de la Fiscalía Especializada en Medio Ambiente (FEMA) de Madre de Dios. Estos policías, por ejemplo, acompañan al Ministerio Público cuando hay denuncias por tala o minería ilegal, para hacer constataciones, diligencias e investigación.

“Nuestra institución tomó conocimiento a partir de lo informado por la Jefa de la División de Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú en Madre de Dios, que esta instancia apenas cuenta con 2 efectivos policiales asignados y que 2 más fueron asignados en apoyo del Plan Mercurio (…) Resulta preocupante, considerando la grave situación existente en Madre de Dios (…) Recomendamos a su despacho fortalecer con los recursos necesarios e incrementar el número de efectivos policiales en la División de Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú en Madre de Dios”, se lee en el documento.

Loaiza opinó lo siguiente: “Las actividades ilegales representan un gran problema para Madre de Dios que tiene varias áreas naturales protegidas, reservas y parques naturales, donde hay más delitos ambientales. Y solo tenemos dos policías en la División de Medio Ambiente. Si son 15 fiscales (en la FEMA), mínimamente debería haber 15 policías para que un policía atienda el requerimiento de cada fiscal, así como para recibir las denuncias ciudadanas”.

La marginalidad también abarca a madereros o agrícolas ilegales.
La marginalidad también abarca a madereros o agrícolas ilegales. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

¿Por qué hay minería ilegal?

Según Loaiza, la minería ilegal se acrecentó entre 2011 y 2012 a la altura del tramo comprendido entre los kilómetros 55 y 118 de la carretera Interoceánica. El estado había otorgado concesiones de reforestación, ecoturismo y conservación en La Pampa a diversos ciudadanos que las habían solicitado entre el 2003 y el 2005, aproximadamente. Sin embargo, debido al potencial aurífero de la zona, esta empezó a ser invadida por mineros ilegales sin importarles las concesiones.

Hay ciudadanos que no tienen ningún derecho, pero entran a la fuerza organizándose en grupos a invadir, sea con fines de actividad y minería ilegal o de actividad agrícola sin tener ningún título, sin ningún derecho que los habilite. Pasa en los distritos de Inambari, Laberinto y Boca Colorado, provincia de Tambopata”, comentó el representante de la Defensoría.

Pero no solo se trata de minería ilegal. La marginalidad también abarca a madereros o agrícolas ilegales. Incluso, estos últimos, según Loaiza, se ‘camuflan’. “Se organizan y forman organizaciones, entre comillas, agrícolas. Nosotros hemos hecho anular hasta en dos asociaciones y varias constancias de posesión que la misma Dirección (Regional) de Agricultura había otorgado de manera irregular. El problema es bastante complejo”, expresó el funcionario.

 

Los operativos son continuos y recientemente están apuntando los focos a la zona del Pariamanu.
Los operativos son continuos y recientemente están apuntando los focos a la zona del Pariamanu. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

Tierra de amenazas

Loaiza observa que hay una fuerte presión hacia los verdaderos concesionarios. En números, ellos no pasan de cien frente a los ilegales que son miles.

El gran problema de Madre de Dios es que si uno denuncia, se evidencia ante los ilegales para que luego sea víctima de amenazas o agresiones. Ya tuvimos ese resultado con el hijo del vicepresidente del Comité de Gestión de Bosques (Demetrio Pacheco: su hijo, Roberto, fue asesinado por presuntos mineros ilegales, el 11 de setiembre). En muchos casos han identificado a algunos de ellos (mineros ilegales) y los han denunciado ante el Ministerio Público. Y esa denuncia que han presentado los ha hecho más vulnerables porque los mineros ilegales tienen identificados a quiénes se les oponen”, señaló Loaiza.

En Madre de Dios, la FEMA funciona con cinco despachos. Uno de ellos es el Quinto de Investigación, con la fiscal Karina Garay a la cabeza, quien tiene a cargo la ejecución del plan integral del Plan Mercurio. Su ámbito de acción comprende la Reserva Nacional de Tambopata, la zona de amortiguamiento y el río Madre de Dios y patrulla con fuerzas del Ejército, la policía, La Marina y la FAP.

Nos enfrentamos a mafias, porque detrás de los delitos ambientales hay mafias, esa es la verdad. No es una persona la que comete un delito”, manifestó.

De acuerdo con Garay, La Pampa está controlada aunque no al 100% por la insistencia de los ilegales. “Ahí tenemos solo mineros por horas, es decir, si encontramos a un minero es porque trabaja uno o dos días a la espera de que nosotros lo intervengamos y se va. La deforestación en La Pampa ha bajado. Eso se ha evidenciado con los informes satelitales”, afirmó.

Los operativos son continuos y recientemente están apuntando los focos a la zona del Pariamanu, donde ya se han hecho cuatro operativos con un gran esfuerzo logístico por lo complicado de la zona. Sin embargo, la pandemia diezmó a las fuerzas del orden, porque un grupo de policías y militares, destacados a la zona por el operativo Mercurio, en 2019, tuvieron que dedicarse a labores de control ciudadano para evitar la expansión del virus. Antes, por ejemplo, se patrullaba con dos helicópteros. Hoy solo hay uno.

Según la planificación, el operativo en La Pampa termina el 31 de diciembre. Pero el gobierno trabaja en extender la presencia del estado en la zona y es más, ya está trabajando en eso a través de una Comisión Multisectorial, según dijo Fabiola Muñoz. De lo contrario, se arriesgaría todo lo avanzado.

Los ilegales también se mueven en el llamado corredor minero, una zona de unas 400 mil hectáreas, habilitada, eso sí, de forma oficial para la actividad minera. Sin embargo, en el lugar se aprecian ilegales que invaden al minero formal; o aquellos que hacen “un arreglo” para “trabajar” en ese espacio.

Según una estadística del Ministerio de Energía y Minas, compartida para este informe, Madre de Dios ha formalizado a 247 mineros y ocupa el sexto lugar en el ranquin nacional.
Según una estadística del Ministerio de Energía y Minas, compartida para este informe, Madre de Dios ha formalizado a 247 mineros y ocupa el sexto lugar en el ranquin nacional. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión

Combatir la informalidad: lo de siempre

Un informe de la Comisión para el Desarrollo Minero Sostenible, grupo de trabajo creado por el gobierno para investigar el tema y hacer propuestas sobre el sector, concluyó que hay falta de estudios sobre el universo de mineros informales e ilegales.

Según el censo del 2017, se calcula que hay unos 50 mil mineros ilegales. Pero además, apunta el informe, existe una “visión homogeneizadora” de la minería informal, es decir, pareciera que el estado interpreta que esta actividad al margen de la ley se desarrolla con las mismas condiciones en todos los territorios, cuando una cosa es la minería en medio de los ríos y otra, en montañas.

Finalmente, la Comisión observa un “constante cambio del marco normativo del proceso de formalización y la falta de una política multisectorial”, ya que, hasta el 2017, se habían emitido 15 normas para regular el proceso de formalización minera.

Con todo eso, la formalización minera avanza a paso lento en el Perú. Según una estadística del Ministerio de Energía y Minas, compartida para este informe, Madre de Dios ha formalizado a 247 mineros y ocupa el sexto lugar en el ranking nacional después de Puno (2893), La Libertad (2441), Ayacucho (1599), Arequipa (1420) y Cusco (649)

Todas estas regiones, en realidad tienen una actividad minera mucho mayor que Madre de Dios. Según el Boletín Estadístico del Ministerio de Energía y Minas, publicado en julio y que reporta cifras oficiales de gran minería, Madre de Dios solo fue el 0.3% de inversión minera en el país, entre enero y julio de este año. Además, esta región ocupa el sétimo lugar (con 3.2 %) en producción nacional de oro (legal).

Pero otro cantar es el mundo informal, suficiente para depredar una selva. Igual, vale precisar las diferencias entre el minero informal y el ilegal. “El informal es aquel que está registrado o que ha iniciado un proceso de formalización. Y el ilegal es el que no hace contacto con el Estado bajo ningún trámite y simplemente instala su motor o maquinaria con un acuerdo quizá con un agricultor o simplemente un terreno que no lo administra nadie. Se pone a trabajar ahí sin ningún permiso de nadie”, indicó el director regional de Energía y Minas de Madre de Dios, Yakir Rozas.

 

Según el censo del 2017, se calcula que hay unos 50 mil mineros ilegales.
Según el censo del 2017, se calcula que hay unos 50 mil mineros ilegales. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Difusión


Ahora bien, ¿por qué es tan fuerte el movimiento de la minería ilegal que, incluso, llega a extremos de amenazar la vida de los considerados defensores ambientales? Rozas contesta: “Se ha desbordado porque el mineral ha incrementado de precio. Es una actividad que te genera ingresos de manera inmediata. Ahora, el gramo de oro cuesta 200 soles. Es un récord. Es una especie de fiebre del oro. Antes de la pandemia, el gramo costaba 140”.

La formación geológica durante millones de años ha hecho que gran parte del territorio de Madre de Dios sea un yacimiento potencial de oro, sobre todo en las zonas cercanas a los ríos. “Está habiendo un incremento (de la minería ilegal) y preocupa porque quizá se pueda desbordar. Se están generando otros espacios donde se están desarrollando estas actividades ilegales. Corresponde también volver a replantear la estrategia, volver a hacer un análisis para frenar el embate de esta actividad, porque no podemos bajar la guardia”, dijo el funcionario.

Para el doctor en Economía y especialista en temas mineros, José de Echave, el oro es preciado porque se mantienen como un valor refugio. “En momentos de gran inestabilidad de la economía mundial, aumenta su valor. Hoy en día la onza de oro está bordeando los 1000 dólares. Es un precio altísimo. Son niveles del periodo del superciclo de precios. También tiene valor porque está vinculado a las joyerías, grandes refinerías… Hay mucha economía y reservas internacionales que tienen como referente el oro”, comentó.

Según De Echave, en los momentos pico del precio del oro, entre 2007 y 2008, las exportaciones ilegales de este metal “llegaron a superar a las exportaciones del narcotráfico”. “Estamos hablando de un sector que ha crecido, que está fuertemente implantado en los territorios y que tiene influencia económica pero también política, incluso en las esferas judiciales y policiales”, añadió.

La lucha sigue en Madre de Dios: la hacen ambientalistas, concesionarios, policías, fiscales, funcionarios públicos honrados, autoridades de Lima que se preocupan. Derrotar a la ilegalidad será duro, pero posible si hay unión. Eso sí, el gobierno que entre en 2021 debe continuar con el proceso. Si no, Madre de Dios seguirá sufriendo y sus hijos, también.