El coronel admitió que no se cumplió el protocolo. | Fuente: Ministerio del Interior

La Policía Nacional reconoció que no se cumplió el protocolo durante la detención de los delincuentes que asesinaron al suboficial de tercera, Félix Ernesto Quispe Rojas, en la ciudad de Juliaca (región Puno).

En conferencia de prensa, el coronel Néstor Santander Hidalgo admitió que al intervenir a los requisitoriados cerca del centro comercial N° 2 se solicitó el apoyo de una patrulla en la que estaba el suboficial Quispe Rojas; sin embargo, al momento de trasladar a los detenidos no se les enmarrocó ni se revisó si tenían armas.

Lo normal lo correcto es que se les enmarroque. Tenemos que reconocer que no han sido enmarrocados. Obviamente, ha habido un exceso de confianza, lo que no denota falta de preparación”, sostuvo.

Reiteró que no hubo falta de preparación

El coronel también remarcó que los efectivos de la Policía están totalmente preparados para cumplir con su función y que el ataque al suboficial Quispe es un hecho aislado.

“El efectivo policial que ingresa a las escuelas de formación está totalmente preparado, pero tenemos que considerar también que los policías son humanos y pueden cometer errores. De ninguna manera puede significar la falta de preparación”, dijo.

Investigación

Comentó también que la Inspectoría General de la Policía Nacional se encuentra realizando las investigaciones sobre el procedimiento y, de ser necesario, aplicarán las sanciones a quienes correspondan.

“Inspectoría general es el órgano encargado de velar sobre todos los deberes de la Policía dentro de lo que es la disciplina, la ética y el servicio policial. En este aspecto, le corresponde a inspectoría ahondar las investigaciones y de encontrar responsables claro que sí tienen que haber las sanciones administrativas correspondientes”, comentó.

¿Qué opinas?