Alan García | Exsecretario general de la OEA: “No me lo imagino saliendo encadenado, era demasiado orgulloso para eso”
Alan García. | Fuente: Congreso | Fotógrafo: Victor Vasquez

Esta mañana, el expresidente Alan García falleció en el hospital Casimiro Ulloa, en Miraflores, luego de dispararse en la cabeza en un ambiente de su vivienda. Esto sucedió cuando la policía se encontraba al interior de su domicilio para cumplir con la orden de detención preliminar dictada por el Poder Judicial.

"El expresidente ingresó al hospital a las 6:45 horas con el diagnóstico de impacto TEC grave por proyectil de arma de fuego y hemorragia incontrolable de base del cráneo. Posteriormente ingresó a la Sala de Operaciones a las 7:17 horas", precisaron las autoridades del hospital.

En este escenario, el ex secretario general de la OEA José Miguel Insulza habló en la televisión chilena sobre el fallecimiento del ex mandatario, asegurando que García era un hombre inteligente. “Alan García era una persona tremendamente inteligente, culta, hábil y carismática (…) La gente tenía una gran admiración por él. Alan García era en todas partes un personaje y eso hay que recordarlo, lo bueno y lo que no nos guste”, aseguró.

Asimismo, recordó que García era un político “orgulloso, impetuoso y dinámico” y que, debido a estas características de su personalidad, no lo habría imaginado preso. “Como ya he dicho varias veces hoy en la mañana, yo no me imagino a Alan García saliendo encadenado, él era demasiado orgulloso para eso”, refirió.

“ADMIRABA MUCHO LO QUE HACÍAMOS”

Insulza aseguró que Alan García admiraba los continuos avances de Chile y que, durante su segundo gobierno, intentó que el Perú creciera de la misma forma. “Él admiraba mucho lo que nosotros hacíamos. Admiraba mucho cómo este país había crecido y creía que el Perú debía tener un destino igual, de hecho eso hizo en su segundo gobierno, que fue muy exitoso desde el punto de vista económico”, indicó Insulza.

Recordó, finalmente, que después de su primer gobierno (1985 a 1990) viajó a la capital chilena para la toma de mando del ex presidente Patricio Aylwin, fundador del Partido Demócrata Cristiano.