El jefe de Estado, Alan García Pérez, consideró que se necesitará de un 'trabajo paciente' para erradicar los remanentes de Sendero Luminoso, los mismos que -dijo- no constituyen una amenaza para la democracia en el país.

"Hay que exterminar ese grupo residual de Sendero Luminoso, hay que erradicarlo, pero yo creo que es un trabajo de paciencia (…) no es que vino una persona y encontró a Abimael Guzmán, al día siguiente", dijo en declaraciones a la prensa desde la ciudad de Tacna.

El mandatario indicó que mientras existan remanentes terroristas, lamentablemente se producirán agresiones contra las fuerzas del orden, debido al factor de sorpresa de los criminales.

García Pérez, al referirse a los últimos ataques terroristas ocurridos en la zona del VRAE, el más reciente ocurrido en una base de la Dinoes en Ayacucho, opinó que estos no configuran ni la "décima" ni la "centésima" parte de lo que vivió el país en la década de los 80, cuando el terrorismo tuvo su apogeo. (Foto: Andina)