Las denuncias y cuestionamientos sobre algunos líderes políticos por presuntos casos de corrupción los alejan del electorado y abren la posibilidad de que surjan outsiders en los comicios generales del 2016, opinó el analista Manuel Saavedra.

“Esta situación deja mal parados a los políticos, refuerza la mala imagen que se tiene de ellos, y puede originar que gente nueva, con otra visión y manejo de la política, surja en el escenario electoral”, declaró.

Un outsider, en el contexto político peruano, es aquel que incursiona en este ambiente con fines electorales sin tener trayectoria o experiencia política.

En los últimos días, denuncias periodísticas han dado cuenta de supuestos casos de corrupción vinculados a los expresidentes Alejandro Toledo y Alan García Pérez, ambos materia de investigación por el Ministerio Público.

Para Saavedra, lo que pasa con ambos personajes refuerza la idea que existe entre muchos electores respecto a que los políticos, en la mayoría de los casos, buscan su beneficio personal o partidario.

El director de la Compañía Peruana de Investigación (CPI) sostuvo que, al parecer, ambos exmandatarios estarían preocupados por las investigaciones, y la mejor manera de reaccionar que han tenido ante ello ha sido argumentar que hay persecución política.

“Es una forma de tratar de salir de las acusaciones, diciendo que hay un tema político de por medio, pero está demostrado, a través de los años, que el electorado terminado mortificado con esto”, añadió.

ANDINA