Juan Luis Cipriani en su programa Diálogo de Fe. | Fuente: RPP

El arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, aseguró que la “turbulencia política” ha sido lo más negativo en el Perú en este 2018, al considerar que esto “arrasó con todo, y quitó la tranquilidad y la confianza”.

“Empezaron unas peleas hasta el día de hoy de todos contra todos, no se salva nadie. Es una pelea que no hace bien a nadie, pero esta es la gran pregunta: ¿queremos poner la verdad y abrir un diálogo abierto, sin temores, o queremos ser los que somos dueños de la verdad y se la imponemos a base de encuestas?”, dijo en su programa Diálogo de Fe.

Pauta desde Brasil

El religioso cuestionó que la agenda peruana esté supeditada a las confesiones que llegarán desde Brasil por parte de los representantes de Odebrecht, luego del acuerdo de cooperación firmado por la Fiscalía peruana.

Cuando me hablan de esto me sale una rebeldía. No soy hijo de Brasil. Y si estos tipos nos destrozaron el país con su coima y con su corrupción, siguen dándonos pautas desde allá para destrozar lo de acá”, se quejó.

Desconfianza de las instituciones

Cipriani consideró que el país quiere que se supere la corrupción, “pero buscando la honradez y la verdad, no buscando beneficios políticos ni meter a la cárcel a uno grupo y otros no”, aunque evitó dar nombres.

“Lo negativo para mí ha sido ver el maltrato tan fuerte, en que hemos perdido la confianza en las instituciones, en el diálogo, en la libertad de pensamiento, y nos hemos encerrado en una especie de gallinero donde todos se pelean entre sí. Ese no es mi Perú”, sentenció.

En ese sentido pidió inaugurar el 2019 “con otro clima”. “No podemos seguir engañados en una sola versión, en la que hay buenos y malos”.