Lourdes Flores: ´Soy una mujer de clase media que vive de su trabajo´

La candidata a la Alcaldía de Lima reconoció que recibió US$328 mil 551.90 por servicios prestados al empresario César Cataño. Así lo revela un informe que ella entregó voluntariamente.

Lima
00:00
Foto: RPP
Tras los cuestionamientos sobre si recibió dinero del empresario César Cataño -investigado por narcotráfico- para su campaña, la candidata a la Alcaldía de Lima, Lourdes Flores, entregó de forma voluntaria un informe detallado sobre sus honorarios profesionales y los aportes económicos recibidos por el Partido Popular Cristiano (PPC), en los últimos nueve años.

En los estudios de RPP aseguró que trabajó con el propietario de la aerolinea Peruvian Airlines porque como abogada consideró que era éticamente correcto. Aclaró que sus servicios prestados a Cataño fueron para asuntos de carácter civil y comercial. "No tengo ninguna vinculación al proceso por narcotráfico", remarcó.

"Un abogado ejerce su profesión y defiende un asunto o a una persona porque cree que éticamente es correcto. Yo tomo un caso y lo defiendo porque lo creo correcto", sostuvo.

Según el informe de sus ingresos personales y profesiones, Flores Nano recibió de Cataño y su empresa importadora de autos Kanagawa Co. SAC, US$328 mil 551.90 entre el 2004 y el 2010.

"Soy una mujer de clase media que vive de su trabajo, gracias a la formación que recibí (...) Esto me hace sentir muchísima independencia", afirmó.

Aclaró que rompió todo vínculo con César Cataño porque concluyó el encargo profesional que lo unía a él. "Y por una cosa muy importante. Estoy en una etapa en la que debo concentrarme en mi actividad política, y estoy dentro de lo que mis posibilidades me lo permitan, dejando de lado mi actividad profesional".

"Es evidente que cuando asuma la Alcaldía de Lima en aras a mayor transparencia tendré que dedicarme en exclusividad a la tarea municipal y probablemente al ámbito universitario, y esos serán los ingresos con los que tenga que vivir", agregó.

"Yo misma no sé"

Sobre los cuestionamientos surgidos debido a que durante su campaña presidencial del 2006, ocupó un local de propiedad de Miguel Garro, principal operador de la empresa Comunicore, dijo que ella misma no sabe.

Explicó que esto se debe a que ella no manejaba las cuentas, sino que estaba a cargo el Comité de Finanzas de la alianza PPC-Unidad Nacional.

"Tengo entendido que Garro no apareció nunca en escena", anotó.

"Mafia montesinista no va a volver"

La candidata a la Alcaldía de Lima advirtió que los peruanos vamos a vivir una campaña "difamatoria, de insultos y mentiras" debido a que "una mafia quiere volver al Perú".

"Convoco a una campaña para que la decencia venza a la mafia montesinista y no vuelva al Perú. Pudo entrar porque desacreditó todo. Todo era podrido, y no es verdad", puntualizó.