La ministra de Justicia, Rosario Fernández, calificó como un hecho infausto e ingrato, la interceptación telefónica del que fue víctima el presidente de la República Alan García Pérez y su familia, tal y como lo informó un diario local.
 
En declaraciones a la prensa al término de la sesión del Consejo de Ministros, Fernández demandó al Poder Judicial que investigue exhaustivamente ésta denuncia y sancione a los responsables de acuerdo a ley.
 
"Es una noticia ingrata e infausta para una sociedad moderna que quiere construirse sobre fundamentos de democracia y respeto mutuo. Todo debe empezar en el derecho más elemental: el derecho a la intimidad de las personas, de sus comunicaciones y conversaciones. Es una ocasión para que la justicia demuestre su eficacia y (...) la sanción a los responsables sea ejemplar", sostuvo Fernández.
 
La titular de Justicia explicó que de acuerdo a las pericias judiciales, el juez que investiga las actividades de la Empresa Business Track (investigada por presunta interceptación telefónica a Rómulo León y Alberto Quimper) decidirá si abre o no un nuevo proceso por el espionaje al Jefe del Estado y su familia.
 
"Ya existe un proceso abierto y pueden aparecer temas vinculados en el curso de las investigaciones que hace la Fiscalía. El juez deberá decidir si acumula acciones al proceso o si (las evidencias) dan lugar a un nuevo proceso", explicó.
 
Por Carlos Villarreal