Unos 20 casos pendientes de trámite ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) son evaluados por el Estado para establecer si conviene llegar a un acuerdo de solución amistosa previa, informó el procurador supranacional, Luis Salgado.

Precisó que la Procuraduría Supranacional que dirige está por concluir la revisión de este número de expedientes a fin de tomar una decisión final.

“Son aproximadamente unos 20 casos que se encuentran en evaluación y en los que el Estado peruano puede recurrir, en algún momento, a un acuerdo de solución amistosa, que es una de las vías más convenientes para evitar que los casos lleguen a nivel de Corte Interamericana”, manifestó.

Aseveró que el Perú busca fortalecer el sistema de soluciones amistosas dentro de la política nacional de derechos humanos, puesto que representa una vía sensata y conveniente a los intereses nacionales.

El Ministerio de Justicia reveló que existen 360 denuncias ante la CIDH, de las cuales, solo 68 han sido admitidas; sin embargo, la comisión no archiva casos que son no procedentes en materia de derechos humanos, por lo que se convierten en litigios permanentes.

Salgado señaló que apelar al mecanismo de acuerdo de solución amistosa representaría un ahorro significativo para el Estado, ya que se evitaría los estragos propios de un juicio que puede durar varios años.

El procurador indicó que el Perú aboga por el fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos y porque las políticas de defensa y promoción de garantías constitucionales en el territorio nacional sean claras, conocidas y que se cumplan.

Esa es la mejor garantía para que no lleguen casos a la CIDH, apuntó.

ANDINA