Foto: AFP

Para la procuradora Antidrogas, Sonia Medina, existen muchas evidencias de la vinculación del expresidente Alberto Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

Consideró que la versión del, hijo del fallecido capo de la droga, respecto a que a sus 16 años fue chantajeado por la DEA (oficina antidrogas de Estados Unidos) para vincular a Fujimori y Montesinos con el capo colombiano, no podrá eclipsar la cantidad de pruebas en ese caso.

Juan Pablo Escobar o Sebastián Marroquín, el nombre que adoptó este hombre durante 20 años para sobrevivir, ha incluido en su libro "Pablo Escobar: Mi Padre" revelaciones suyas entre las que da cuenta del ofrecimiento que le hizo la DEA a cambio de visas que los ayudarían a él, a su madre y a su hermana a salir de Colombia rumbo a Estados Unidos.

“Se quiere poner en blanco y negro una historia muy dolosa que se conoció en su momento. Que hoy se quiera negar la participación de ciertos personajes es algo muy distante de la historia verdadera”, dijo la abogada del Estado en declaraciones al diario El Comercio.

Medina lamentó que pese a toda la evidencia, muchos casos hayan sido archivados, y expresó su temor de que se puedan volver a repetir los hechos ocurridos en la década de los año 90 y 2000.  

“Había mucha evidencia de que, efectivamente, los personajes de la mafia de Fujimori y Montesinos estuvieron comprometidos en diversos delitos, entre ellos el narcotráfico, del cual salieron bien librados”, señaló la procuradora.