Inició la carrera electoral con miras a la Presidencia de la República, a seis meses de realizarse los comicios general del 2011.

Uno de los candidatos, el general en retiro y líder del partido "Bien Peruano", Edwin Donayre restó relevancia a las encuestas, que ubican a Luis Castañeda y Keiko Fujimori, liderando en la intención de voto.

Indicó en RPP Noticias que estos sondeos presidenciales, le hacen recordar la frase de Winston Churchill que dice: "solo me fío de las estadísticas que manipulo".

Asimismo, no quiso definir una alineación de izquierda o derecha. Sin embargo, sí se pronunció sobre el debate acerca del futuro de la Cédula Viva.

Donayre afirmó que el Gobierno tiene una actitud mezquina para con las Fuerzas Armadas.

Consideró que la Cédula Viva debe mantenerse para los militares con grado de comandante para abajo.

"Que no se me enoje el presidente Alan García cuando por defender a mis soldado, pero creo que es mezquina esta actitud de matar la Cédula Viva, que debe incrementarse de comandantes para abajo", señaló al indicar que no corresponde un incremento salarial a los generales y coroneles.

Sostuvo además que "un futuro aumento de sueldos a los militares, basado en porcentajes, no beneficiaria a los rangos menores que ganan muy poco y es inequitativo".

Por su parte Miguel Hilario (37), nativo peruano de la etnia Shipibo-Conibo de Ucayali con un doctorado en la Universidad e Standford, dijo tener el entrenamiento y la condición para ser presidente del Perú.

Manifestó que las comunidades nativas no están en contra de la inversión privada, sino que quieren tener una participación activa en el desarrollo de sus comunidades.

Aseguró que es el "candidato de la oportunidad" e indicó que los principales temas de inversión son: la educación y la nutrición. Así también mencionó su objetivo de lograr que el Perú sea la "capital del ecoturismo".

Se definió como un candidato de centro y aseguró ser partidario de la "economía de mercado humanista".
 
"No se puede dejar al mercado para que se autorregule. Debe haber un ambiente de diálogo para que los inversionistas tengan todo claro y mantenerse la estabilidad económica", puntualizó.

A su turno, el padre Marco Arana, líder del Partido Tierra y Libertad, señaló que en la política se necesita una "renovación de caras".
 
Acerca de los cultivos alternativos de la hoja de coca que promueve el Gobierno, opinó que hace falta la inversión en infraestructura vial para el transporte de esos productos, que en algunos casos -resaltó- no responden a los nichos de mercado.

Remarcó en que si bien están cayendo los pequeños comercializadores, hay una "economía subterránea de la coca", dinero cuyo destino final desemboca en las bancas como -dijo- advierten algunos especialistas.

Consideró que aunque la legalización del consumo sería una solución -según expertos- ya que permitiría tener un registro de quiénes compra, debe ir de la mano con la inteligencia financiera.