Foto: AFP - Referencial

WikiLeaks publicó una serie de correos electrónicos que vinculan a organismos del actual gobierno con Hacking Team, empresa de ciberespionaje con sede en la ciudad italiana de Milán, envuelta en una gigantesca red mundial de interceptación de las comunicaciones electrónicas desde los estados.

Hacking Team, que ha sido víctima de un ciberataque y que derivó en la publicación en internet de 440 gigabytes de sus datos internos, sostuvo negociaciones con el general Sánchez Bermúdez, director de la Dirección Antidrogas (Dirandro), según correos filtrados por WikiLeaks.

De acuerdo a las filtraciones, la empresa milanesa no vende nada directamente a los gobiernos y de ello se encargan empresas con representantes locales en cada país.

Según informa El Comercio, por ejemplo, se conoce el nombre de Álex Velasco, encargado de Hacking Team para América Latina.

Precisamente, Velasco habría tenido un encuentro en Lima el 20 de julio del 2012 con el general Sánchez Bermúdez, para una demostración de una de las herramientas de la empresa de ciberespionaje.

Los productos estrella de Hacking Team llevan los nombres de Da Vinci y Galileo, las cuales se volvieron célebres, especialmente entre regímenes de rasgos autoritarios como Sudán, Bahréin o Rusia, pero también en actividades ilegales de gobiernos democráticos, aunque la empresa lo niega.

Y Galileo, según la propia web de Hacking Team, es un paquete de herramientas para “interceptaciones gubernamentales”, cuyo nombre técnico es RCS (por las siglas en inglés de sistema de control remoto).

"El correo, numerado 569583 por WikiLeaks, explica que la demostración del RCS que hicieron causó muy buena impresión y ambos equipos acordaron seguir conversando por correo. La Dirandro quería un paquete que permitiera el control de mil ‘backdoors’, es decir, acceso y control total de 1.000 computadoras, tablets o celulares", reseña el diario.

También hubo una segunda reunión, en la que se produjo una demostración de tres días, entre el 29 y el 31 de octubre.

"Según el correo numerado por WikiLeaks como 610908, asistieron representantes de la Dirandro, la Dircote (incluida una capitana, lo que fue destacado positivamente en el reporte), y el Viceministerio de Orden Interno. Se fijó el precio total en dos millones de dólares", precisa el rotativo local.

Aunque la publicación añade que no existe más evidencia, en WikiLeaks, de que estas negociaciones hayan llegado a buen puerto.

En un correo filtrado por WikiLeaks con fecha del 17 de diciembre de 2014, se menciona que la Marina y el Ejército también estaban interesados por Galileo.

"Según el correo 249656, entre el martes 24 y viernes 27 de febrero de este año, el encargado local de BTI, Eduardo Leiva, se tendría que reunir con representantes de las tres Fuerzas Armadas (por separado), de la DINI, de la Sunat, de la Municipalidad de Lima y, en persona, con el jefe de Devida y ex ministro de Defensa, Alberto Otárola", recoge El Comercio.

Eduardo Leiva negó que todas esas reuniones se hayan realizado. Según él, solo se llevaron a cabo las que estaban programadas con los representantes de las tres Fuerzas Armadas. “Hicimos un acercamiento de esta consultoría, pero no se llegó a ningún desarrollo”, dijo.

Álex Velasco, encargado de Hacking Team para América Latina, dejó de trabajar para ellos y se truncaron varias negociaciones en la región.