En noviembre de 2019, Evo Morales pasó en menos de tres semanas de festejar su triunfo en las elecciones a denunciar un golpe de Estado y renunciar a la presidencia de su país.
En noviembre de 2019, Evo Morales pasó en menos de tres semanas de festejar su triunfo en las elecciones a denunciar un golpe de Estado y renunciar a la presidencia de su país. | Fuente: AFP

El Ministerio del Interior, a través de la Superintendencia Nacional de Migraciones, ha dispuesto que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, y otros ocho ciudadanos bolivianos no ingresen al Perú por efectuar “actividades de índole política proselitista” que atentan contra la seguridad nacional, la legislación migratoria y el orden interno del país.

El Mininter detalló que la disposición se efectuó el pasado viernes, 6 de enero, a través de Migraciones, en estricto cumplimiento de sus facultades y del artículo 48 de la Ley de Migraciones – Decreto Legislativo 1350.

“En los últimos meses, se ha identificado a ciudadanos extranjeros, de nacionalidad boliviana, que ingresaron al país para efectuar actividades de índole política proselitista, lo que constituye una clara afectación a nuestra legislación migratoria, a la seguridad nacional y al orden interno del Perú”, se lee en la misiva.

La disposición del Gobierno de Dina Boluarte ha generado opiniones a favor y en contra entre los congresistas de las bancadas de izquierda y derecha.

José Williams 

El presidente del Congreso, José Williams, saludó la decisión del Poder Ejecutivo al remarcar que el país, que atraviesa una crisis sociopolítica desde la vacancia de Pedro Castillo, tiene “suficientes problemas como para que venga un extranjero a darnos más”.

“Estoy de acuerdo, me parece correcto porque no hay derecho de que un ciudadano promueva Runasur y esté creando fricciones”, declaró a la prensa.

Jorge Montoya y José Cueto

El vocero de la bancada de Renovación Popular, Jorge Montoya, quien resaltó en su cuenta de Twitter la orden de restricción impuesta contra Evo Morales.

En su tuit, Montoya publicó un gráfico en el que aparece una fotografía oscurecida del expresidente boliviano con una expresión de lamento.

“No permitamos nunca más que personas que solo buscan la desunión de la nación y el enfrentamiento entre peruanos se inmiscuyan en nuestros asuntos”, escribió.

Su compañero de bancada, el congresista Jorge Cueto, también respaldó la decisión del Ministerio del Interior de impedir el ingreso al expresidente de Bolivia, y consideró que esta medida se debió imponer “desde hace tiempo”.

“Se ha debido bloquear desde el inicio, pero Castillo no quiso tomar ese tipo de acciones”, declaró a los medios de comunicación antes de la presentación de la canciller Ana Gervasi ante la Comisión de Relaciones Exteriores.

Alejandro Cavero

Por su parte, el parlamentario de Avanza País, Alejandro Cavero, aseveró que el Estado peruano debe ser “drástico” con todo aquel extranjero que pretenda interferir en los asuntos internos del país.

“Los bolivianos necesitan mucho más al Perú de lo que el Perú necesita de los bolivianos. Si ellos no van a respetar nuestro país y nuestras instituciones, simplemente que no vengan y no se metan. El Perú debe ser muy drástico: cerrar las fronteras, romper relaciones”, precisó.

Héctor Valer

A su turno, el expresidente del Consejo de Ministros y congresista, Héctor Valer, calificó de “adecuada” y “acertado” el impedimento de ingreso al país que se ha impuesto en contra del líder cocalero.

“No olvidemos que somos parte de la Comunidad Andina, tenemos tratados y convenios internacionales. Entonces, los ciudadanos de la CA podemos circular por los países andinos con nuestros DNI”, aseveró.

“Es una medida adecuada, pero debemos tomar una medida mucha más grave a nivel internacional, a nivel de las relaciones internacionales”, agregó.

Jaime Quito y Silvana Robles 

En el sentido contrario se encuentra el congresista de Perú Libre, Jaime Quito, quien ha señalado que “todos los ciudadanos del mundo” tienen derecho a opinar, al respaldar las declaraciones del expresidente de Bolivia, Evo Morales, sobre la crisis social que atraviesa el país desde el pasado 7 de diciembre, época en que el detenido expresidente Pedro Castillo intentó perpetrar un golpe de Estado.

Respecto al proyecto geopolítico Runasur, que promueve Morales, Quito opinó que es “simplemente un espacio de debate y discusión sobre las comunidades originarias”.

“Con el pretexto de la supuesta injerencia de Evo Morales en el sur, la canciller del régimen de Dina Boluarte, le ha negado el ingreso al país. Solidaridad con el hermano Evo ante este nuevo ataque. El descontento del sur es por el olvido durante años de gobiernos neoliberales”, indicó.

Mientras tanto, la parlamentaria perulibrista y exministra de Cultura, Silvana Robles, consideró que la prohibición impuesta a Evo Morales representa el “autoritarismo” de la “dictadura cívico-militar” de la presidenta Dina Boluarte.

“Lamentable actuar del Ministerio del Interior y Migraciones”, se quejó en Twitter.