AFP/Andina
La primera vuelta electoral en Perú tiene a 18 candidatos presidenciales. | Fuente: AFP/Andina

Los peruanos acudiremos a las urnas a elegir un nuevo presidente o presidenta en unos comicios inéditos en nuestra historia. No solo por la reñida contienda entre 18 candidatos presidenciales, también por la grave crisis sanitaria por la COVID-19 y la consecuente recesión económica. La campaña electoral se ha desarrollado en medio de la segunda ola de la pandemia, en la cual han contraído la enfermedad cuatro candidatos presidenciales: George Forsyth, Ciro GálvezJulio Guzmán y Pedro Castillo. Hernando de Soto, candidato de 79 años, pudo vacunarse tras viajar a los Estados Unidos.

¿Cuál es el balance que nos deja la campaña hasta este momento?

Para la politóloga Katherine Zegarra, lo que se puede observar es que a solo días de las elecciones todavía existe mucha heterogeneidad respecto a la decisión de los votantes. “Si bien hay muchos candidatos, esto no es fenómeno nuevo en el país. Ha habido muchos candidatos presidenciales, y los peruanos iban perfilando cinco o seis que sobresalían y con anticipación sabíamos qué candidato iba a disputar la segunda vuelta. Nos encontramos en un momento con poca capacidad para predecir. Hay mucha inestabilidad”, señaló.

A evaluación del politólogo Arturo Maldonado, estos comicios nos dejan una imagen de mucha confusión y desentendimiento por parte de la ciudadanía, que está preocupada por la pandemia. “Es comprensible que estén más preocupados por la salud de sus familiares, por la pandemia y por las muertes. La elección justo está coincidiendo con el momento más dramático de la segunda ola. Eso en realidad está más en la atención de las personas, recién ahora un poco podríamos esperar que la gente esté más atenta a la elección”, indicó.

El politólogo Gonzalo Banda también coincide que ha sido una campaña marcada no solo por la desafección ciudadana, sino también por la priorización de otros temas por parte de la ciudadanía. “Creo que también ha sido una campaña de depredación. Una campaña donde los candidatos se han ido depredando el voto uno a uno, se los han arranchado”, dijo.

Oferta política

Los politólogos consultados en este informe coinciden que la ciudadanía ha mostrado apatía en estos comicios. Además del tema de la pandemia, Zegarra apunta también a que la oferta política no ha animado a los electores. “En general, parece que no hay partidos ni candidatos que animen a la ciudadanía en estas elecciones. La crisis ha sido parte de la agenda pública y eso hace en general que sea vea a los partidos, a todo el sistema como negativo, como si estuviera de espaldas. Se ha perdido la credibilidad de los políticos en general ante tanta crisis”, señaló.

Maldonado añade también que el votante indeciso en estas elecciones también se explica por la desconfianza que hay hacia los candidatos, porque “ven que los políticos no han hecho mucho por resolver el tema de la pandemia”.

Por su parte, Banda señala que la dispersión del voto en estas elecciones también podría tener como punto de inicio el escándalo de corrupción de Lava Jato o el papel de Fuerza Popular en el anterior Congreso. “La gente no cree en una sola propuesta política, la oferta electoral se ha fragmentado. Como no hay partido que articule el discurso público, hay una suerte de voluntades individuales que interpretan la realidad desde su particular óptica y eso es lamentable”, dijo.

Consultados sobre si hubo un eje por el cual giró la primera parte de las elecciones, Zegarra señaló que al haber mucha fragmentación, los ejes que apoyan las personas tienden a ser heterogéneos. “Hay candidatos que piden cambios por completo, otros piden continuar con el modelo. Me parece que es muy heterogéneo”, indicó.

Maldonado señala que la discusión a lo largo de la campaña ha sido si las vacunas deben ser administradas por el Estado o por el privado. Este tema ha materializado la discusión sobre si debemos tener más o menos Estado. “Hay candidatos que han manifestado que el privado tiene que encargarse de la vacuna, por el contrario, hay otros candidatos que dicen que el Estado tiene que encargarse de la vacunación y el orden. Mientras que hay otros candidatos más moderados que señalan que el Estado tiene que comprar, pero tienen que valerse de los privados para poder organizar la vacunación”, manifestó.

Para Gonzalo Banda, un eje que no se exploró en lo que va de la campaña es el populismo, ya sea de izquierda, centro o de derecha. “Después de la crisis económica y política, no me parecería insensato pensar que los populistas tienen un gran chance. La racionalidad del debate político ha ido por un lado y la gente, por otro lado. La preocupación de las personas estaba más relacionada a cómo los bancos no los devoren, cómo salir de sus deudas”, indicó.

Entre las redes y el territorio

La campaña de la primera vuelta ha llegado a su fin y, a evaluación de Zegarra, la pandemia “cambió las reglas de cómo se generaban las campañas electorales”. “Nos damos cuenta de la importancia de la presencia de los candidatos en las redes sociales y medios de comunicación”, dijo.

Maldonado añade que esta campaña atípica ha impedido en muchos casos hacer una intensiva campaña proselitista en las calles. “Ha sido una campaña por lo bajo que ha discurrido por las redes sociales y por el boca a boca. La pandemia en los hechos ha sido la mayor protagonista de la campaña, más que los candidatos quienes han sido protagonistas secundarios”, indicó.

Banda señala que esta campaña ha sido de resistencia por parte de los candidatos, quienes han tenido que decidir estratégicamente su desplazamiento territorial en esta campaña en medio de la pandemia.

“En el fondo no estábamos preparados para una campaña así en un país donde la territorialidad es importante, donde los votos del norte y sur difieren. Nadie dice que los medios sociales no tengan impacto, pero sigue primando la política territorial”, sostuvo.

PODCAST RPP | Viceministra precisa que habilitación de colegios es solo primera fase antes aprobar eventual retorno a aulas

Killa Miranda precisó que en Lima solo podrían reanudar las clases presenciales los colegios de educación especial.