Elecciones 2021
Son cinco candidatos, según las encuestas, que pelean en este momento por llegar a una eventual segunda vuelta en las Elecciones 2021 | Fuente: Andina

El excongresista Yonhy Lescano, de Acción Popular, lidera la intención de voto presidencial a poco más de dos semanas de las elecciones generales del 11 de abril, mientras que tres candidatos luchan por el segundo lugar, según la más reciente encuesta nacional de Datum, publicada en los diarios Perú.21 y Gestión.

Yonhy Lescano obtiene el 14 % de respaldo, mientras que prácticamente hay un triple empate entre el empresario Rafael López Aliaga (9 %), el exfutbolista George Forsyth (8 %) y la excongresista Keiko Fujimori (8 %).

La excongresista Verónika Mendoza aparece en quinto puesto, con un 6 % de respaldo, seguida del economista Hernando de Soto (5 %), el congresista Daniel Urresti (5 %), el dirigente sindical Pedro Castillo (3 %), el empresario César Acuña (3 %), el excongresista Daniel Salaverry (2 %), el economista Julio Guzmán (2 %) y el expresidente Ollanta Humala (2 %).

Ellos y otros candidatos con menor intención de voto se enfrentarán en un debate electoral organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que tendrá tres días de duración: del 29 al 31 de marzo. ¿Qué podemos esperar de esta gran discusión y exposición de propuestas? Tres especialistas conversaron con RPP Noticias sobre lo que se espera del desempeño de los aspirantes a la presidencia.

El politólogo y exjefe de la ONPE, Fernando Tuesta, asegura que, en principio, se está generando una expectativa entre el electorado de conocer, no solo lo que proponen los candidatos a la presidencia, sino la posibilidad de verlos en situaciones y circunstancias no necesariamente predecibles. “Generalmente en los debates, lo que queda no es lo que dicen los candidatos, sino otros factores, muchas veces imprevisibles”, comenta y recuerda el famoso enfrentamiento ocurrido en el debate del 2016, entre Alan García y Fernando Olivera, en el que este último formuló una serie de insultos y cuestionamientos hacia el expresidente.

En tanto, la politóloga Kathy Zegarra afirma que, debido al gran número de candidatos que se enfrentan en esta elección, es posible que se aglutine una gran cantidad de información, por lo que la discusión podría sentirse “desordenada”, sin embargo, resalta este encuentro como una buena oportunidad para que los ciudadanos conozcan quiénes son los candidatos a la presidencia.

María Paula Távara, politóloga de profesión, también coincide en que el poco tiempo puede traducirse en la falta de la posibilidad de argumentar de largo propuestas elaboradas. “Teniendo poco tiempo, es más probable que se tienda a la repetición de eslóganes y al ataque a los contendientes, buscando que estas cosas queden en la memoria de los votantes”, explica.

INTENCIÓN DE VOTO

¿Puede un debate presidencial influir positiva o negativamente en la intención de voto de los candidatos? Es posible: Távara destaca que lo más importante es el efecto que tiene en las personas que aún no deciden su voto.

“Hay que tener en cuenta que, en los debates, desde que son televisados, buena parte del desempeño se verá, además de en sus propuestas, en su expresión verbal y no verbal, que son las que consiguen que los ciudadanos empaticen o no ellos”, indica.

En este sentido, un candidato o candidata que no logre conectar con la audiencia tendrá más posibilidades de perder votos y, sobre todo, no podrá captar votos nuevos. Para Tuesta, no obstante, cuando existen muchos candidatos -como es el caso del Perú- puede haber varios malos desempeños y eso “se diluye”.

EL RETO DE SOBRESALIR

El candidato acciopopulista Yonhy Lescano, quien lidera la intención de voto en las últimas encuestas, tendrá la oportunidad de administrar su ventaja en el debate. De acuerdo con Tuesta, lo ideal sería que no arriesgue demasiado y que proponga alternativas que puedan ser llamativas para el electorado.

Esta también podría ser una oportunidad para fortalecer su discurso desde el punto de vista técnico, ya que esta ha sido una de las principales críticas vertidas en su contra.

“Al candidato puntero es al que más van a atacar los otros candidatos, sobre todo ahora que las encuestas están tan parejas, así que lo más importante será que logre exponer y clarificar sus propuestas y ganar el interés del público, sin caer en la tentación de responder a los ataques, pues esa respuesta beneficiaría al oponente más que a él mismo”, indica Távara.

Con respecto a los candidatos que pelean para llegar a la segunda vuelta, el escenario será más complicado, puesto que si uno desea remontar, será necesario que todos los demás bajen en su intención de voto. Tuesta explica que tendrán que encontrar un “enemigo principal” para que las fichas en el tablero se muevan.

Por otro lado, Zegarra propone que estos candidatos se enfoquen en explicar cómo combatirán la crisis económica y sanitaria por la que atraviesa el país. “Hay que tener en cuenta el número importante de indecisos que existe. Por otro lado, no todos lo candidatos tienen los mismos retos. Por ejemplo, Keiko Fujimori y Rafael López Aliaga comparten un bolsón electoral parecido, por lo cual tienen un reto más complejo que George Forsyth. Mientras que Verónika Mendoza, a pesar de diferenciarse de Lescano es el espectro social, ambos candidatos son percibidos como de izquierda”, explica.

Es así que Távara sugiere que busquen destacar y diferenciarse de sus contrincantes, presentando propuestas con las cuales los ciudadanos se sientan identificados. Además, debe primar un cuidado en la imagen, el discurso y los gestos.

NUESTROS PODCAST

Chile encabeza cifra de vacunados a nivel Latinoamérica - Espacio Vital

Un año después desde que se inició el estado de emergencia por el nuevo coronavirus, el Perú continúa con niveles bajos de vacunación a nivel de América Latina. Chile se ha convertido en el país con mayor número de vacunados, por encima de Estados Unidos. El Dr. Elmer Huerta comenta qué se debería hacer para poder subir estos indicadores. Hasta el momento contamos con 1 millón 167 mil vacunas, y llegamos al 0.4% de personas vacunadas.