Keiko Fujimori intenta por tercera vez llegar a la Presidencia de la República.
Keiko Fujimori intenta por tercera vez llegar a la Presidencia de la República. | Fuente: Andina.

Keiko Fujimori, quien busca por tercera vez llegar a la Presidencia de la República, ofreció una entrevista al programa dominical Punto Final e insistió en la inocencia de su padre y ex mandatario Alberto Fujimori, pese a las cuatro condenas que existen en su contra por usurpación de funciones, homicidio calificado con alevosía, peculado doloso y pagos ilegales.

La candidata de Fuerza Popular aseguró que “no hay pruebas” que incriminen a Alberto Fujimori por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta en los años 90. También negó que su padre haya cometido algún delito de corrupción. “Él decidió ya no defenderse porque vio que no existían las garantías de un debido proceso”, agregó Keiko Fujimori.

En el caso de las otras condenas [por corrupción], vuelvo a repetir, él [Alberto Fujimori] no ha aceptado culpabilidad. Lo que ha dicho es: prefiero no defenderme y que acaben los procesos rápido”, aseveró la candidata fujimorista luego de que se le recordara que su padre se acogió a la conclusión anticipada en el caso de la CTS a Vladimiro Montesinos. Esto fue sometido a verificación.

Dato a verificar: En el caso de las otras condenas [por corrupción], vuelvo a repetir, él [Alberto Fujimori] no ha aceptado culpabilidad.

Resultado: FALSO

[1] Alberto Fujimori cumple prisión por cuatro condenas: tres por actos de corrupción y una por violaciones a los derechos humanos. ¿Cuáles son estos casos? En diciembre de 2007, Alberto Fujimori fue condenado por primera vez a seis años de prisión por el delito de usurpación de funciones al ordenar a un militar que suplante a un fiscal para allanar la casa de Trinidad Becerra, ex esposa de Montesinos. Según la fiscalía, el ex gobernante ordenó este operativo tras la difusión de los primeros ‘vladivideos’ con la intención de eliminar pruebas en su contra. En abril de 2009 fue hallado culpable de homicidio calificado con alevosía en los casos La Cantuta y Barrios Altos, y de los secuestros del empresario Samuel Dyer y el periodista Gustavo Gorriti. El juicio, que duró un poco más de dieciséis meses, determinó su autoría mediata -es decir, que ejerció el mando paramilitar del Grupo Colina- y lo condenó a 25 años de cárcel. En julio de 2009 fue nuevamente sentenciado a siete años y medio privado de su libertad por haber cometido el delito de peculado doloso al apropiarse de US $15 millones del erario nacional para entregarlos a Montesinos bajo el concepto de CTS. Finalmente, en septiembre de 2009 recibe su cuarta condena por los pagos ilícitos a congresistas tránsfugas, compra de líneas editoriales y espionaje a políticos y periodistas durante su mandato.

[2] Keiko Fujimori insiste en la inocencia de su padre en casos de corrupción. Sin embargo, en el 2009, la decisión de Alberto Fujimori de acogerse a la conclusión anticipada en dos juicios, uno por peculado doloso y otro por pagos ilegales, dice lo contrario. Entonces, ¿a qué se refiere esta medida legal? Revisamos el artículo 372 del Código Procesal Penal y hallamos que la conclusión anticipada de un juicio consiste en que el acusado acepta ser el autor o cómplice del delito que se le imputa. En ese sentido, el abogado constitucionalista y litigante Luciano López explica que acogerse a la conclusión anticipada significa que el acusado de un delito está conforme con la acusación de la Fiscalía. “Por eso es que el efecto inmediato es que ya no se le juzga, porque el acusado habría renunciado a su derecho a un juicio público y a ofrecer prueba de descargo”, agrega.

[3] Para el abogado penalista Carlos Caro, lo dicho por la candidata fujimorista “es erróneo”. “El señor Fujimori, para no ir a juicio oral, aceptó los cargos, aceptó responsabilidad, aceptó haber cometido el hecho. Por lo tanto, a él se le impuso una condena conformada porque él aceptó los términos de la acusación fiscal. Consecuentemente, eso no es un perdón judicial. Eso no es otra cosa que una condena firme y sentenciada ya por el Poder Judicial”, añadió.

Es decir, Fujimori admitió su responsabilidad delictiva en estos casos de corrupción.