La huelga del pasado año terminó con una crisis en bloque del Gobierno peruano.
La huelga del pasado año terminó con una crisis en bloque del Gobierno peruano. | Fuente: Andina

Una facción del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) alista este domingo una nueva huelga nacional e indefinida convocada para el lunes 18 de junio. Esta protesta fue convocada por el Comité Nacional de Reorientación y Reconstrucción (Conare) del Sutep, liderado por Pedro Castillo.

Esta facción, que intenta arrebatar el control del sindicato de docentes al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), en manos del partido izquierdista Patria Roja, promete realizar una huelga similar a la que tuvo como duración seis meses el año pasado.

El Conare, que ahora se hace llamar Federación Nacional de Sindicatos Unificados de Trabajadores en la Educación del Perú (Fenasutep), reclama un supuesto incumplimiento de los acuerdos alcanzados el año pasado. También que el Ministerio de Educación deje de convocar como interlocutor del Sutep a los allegados de Patria Roja, a quienes acusan de no representar los intereses del profesorado peruano.

Detalles

Entre los reclamos para este nuevo paro vuelve a estar un aumento de los salarios y de las pensiones hasta los 4 mil soles y la defensa de la educación pública.

El ministro de Educación, Daniel Alfaro, aseguró en una entrevista publicada hoy en el diario Correo que su institución está cumpliendo con los acuerdos alcanzados el año pasado, como un aumento progresivo de los sueldos hasta los 2 mil soles soles, que culminará en diciembre de este año.

Alfaro destacó que el 99 % de las maestras de educación inicial pasó satisfactoriamente la evaluación de desempeño a la que se oponía el sindicato, mientras que el 1% recibirá capacitaciones para que lo intente nuevamente.

"Se decía que las evaluaciones a docentes serían despidos masivos; pero es falso. Más allá de despidos masivos, son formaciones masivas", comentó.

El ministro lamentó que el plan de recuperación de las clases perdidas en la anterior huelga no fue eficiente y la calidad de la educación fue mucho más baja, por lo que unido a este nuevo paro auguró que afectará con toda seguridad a los resultados de la nueva prueba Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA).

La huelga del pasado año terminó con una crisis en bloque del Gobierno peruano, pues todo el Consejo de Ministros fue censurado por el Congreso, donde el fujimorismo tiene mayoría, ante una cuestión de confianza presentada por el entonces primer ministro, Fernando Zavala.

EFE