El presidente anunció una propuesta de reforma constitucional. | Fuente: Foto: Presidencia

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

La mayoría de los actores políticos ha dado muestras de cierta prudencia para reaccionar ante la propuesta presidencial de una reforma constitucional para recortar el actual mandato de los congresistas y el del propio presidente. Algunos partidos la han desaprobado, como el APRA, otros la han respaldado como el Partido Morado de Julio Guzmán. Acción Popular y el Frente Amplio han reclamado para sí la idea original, plasmada en sendos proyectos de ley que nunca llegaron al Pleno. El flamante presidente del Congreso ha dicho que esperará la presentación oficial y escrita del proyecto de reforma para pronunciarse, pero desde ya algunos líderes fujimoristas postulan que la manera más rápida de alcanzar los objetivos buscados es la renuncia del presidente y la vicepresidenta. Como los partidos tienen que pensar sus decisiones de hoy en función de las metas de mediano plazo, veremos cómo reaccionan si aumenta la presión popular, como ya es el caso de la Asociación de los gobernadores regionales. Aunque Olaechea fue el primero en afirmar que los congresistas “no se aferran a sus puestos”, el presidente propuso la reforma después de afirmar que en el curso de todos sus desplazamientos por el interior del país se ha enfrentado siempre con la exigencia de cerrar el congreso.

Entretanto, el calendario republicano sigue su curso, en particular con el tradicional desfile de Fiestas Patrias, que cada vez es más cívico-militar. El día de ayer junto a las tres Armas y la Policía Nacional, desfilaron grupos de danzantes de diferentes regiones, ritmos y vestimentas de nuestro país. Este año participaron también los deportistas panamericanos que han ganado medallas, destacándose los maratonistas que han obtenido la de oro tanto en la prueba masculina como en la femenina. Fueron particularmente ovacionados los atletas para-panamericanos, algunos de los cuales son víctimas de acciones terroristas. Vizcarra cumplió también con la más reciente costumbre de afirmar el carácter ecuménico del Estado y asistió a un oficio religioso en una Iglesia protestante, que complementa la celebración católica del Te Deum, inaugurada por el propio José de San Martín en 1821.

A propósito de terrorismo, vale la pena mencionar los atentados cometidos en Chile, sobre todo un ataque dinamitero contra una sede policial. Las acciones han sido reivindicadas por dos grupos urbanos de tendencia anarquista: uno se auto-denomina “Individualistas con tendencia a lo salvaje”, otro “Cómplices sediciosos, fracción por la venganza”, que justifica su accionar como una reacción contra el tratamiento dado a la comunidad mapuche y sus dirigentes.

Violencia social y no política es la que ha conmocionado a Brasil. En una cárcel de Altamira, en el norteño estado de Pará, un total de 57 reclusos murieron como consecuencia del enfrentamiento entre bandas rivales de delincuentes. No menos de 16 de los muertos fueron decapitados y sus cabezas fueron pateadas. La mayoría murió por asfixia causada por un incendio provocado en un pabellón que estaba cerrado. Aunque hay un componente de sectarismo regional entre detenidos de Rio de Janeiro, Sao Paulo y los estados del Norte, el trasfondo de la violencia parece estar ligado al control de las drogas, cuyo tránsito a través del Brasil ha aumentado durante los últimos años. Las bandas se disputan también la capacidad de reclutar jóvenes miembros que son teledirigidos desde las celdas. Conviene recordar que la sobrepoblación es un tema endémico en las cárceles de la región: en el caso de Altamira donde había espacio para 208 reclusos vivían hacinados 384. La paradoja de la violencia en Brasil es que el número total de asesinatos fuera de las cárceles ha descendido en 10% en el curso del último año. La violencia, en todas sus modalidades, es siempre la negación de la dignidad humana.

Las cosas como son

¿Qué opinas?