Julio Rodríguez, abogado de Pedro Chávarry, en entrevista con RPP. | Fuente: RPP

Julio Rodríguez, abogado de Pedro Chávarry, aseveró que el objetivo de la exasesora Rosa María Venegas, al acusar al exfiscal de la Nación de ordenar el ingreso a una oficina lacrada, es “tratar de menguar su responsabilidad en los hechos”.

En entrevista con Nada Está Dicho en RPP, el abogado dijo que Venegas busca “reducir el marco de sus responsabilidad en los actos que realizó”. Pero descartó que su declaración le vaya a suponer un beneficio pues su situación legal “no ha variado significativamente”.

Julio Rodríguez también señaló que el fiscal supremo “no tenía idea de lo que estaba pasando” en el lugar violentado, pues él se encontraba al interior de su oficina en ese momento.

En esa línea, afirmó que está corroborado que la exasesora entró a la oficina empleando “una clave que no la tenía Pedro Chávarry y que no estaba bajo su control”.

Además, aseguró que fue una “coincidencia” que se encontrara con Venegas a la salida de la sede del Ministerio Público, luego de que la exasesora retirara una caja con documentación. Asimismo, dijo que Chávarry “no tiene la más remota idea de qué había” en la caja.

Versiones contrarias

Según el diario Perú 21, Venegas había declarado a la Fiscalía que fue convocada a una reunión en la sede del Ministerio Público -al día siguiente de las diligencias de José Domingo Pérez- por el secretario de la Fiscalía de la Nación, y en esa reunión el también asesor Juan Duarte le pidió que saque "todo lo que pueda" del recinto lacrado.

“Él [Chávarry] no coordinó encontrarse con la señora Venegas. Quien convoca la reunión fue el secretario general de la Fiscalía de la Nación, la convoca el secretario por instrucción de Pedro Chávarry", dice Rodríguez a RPP. Pero asegura que su patrocinado "no dio ninguna instrucción” acerca de ingresar a la oficina o retirar documentos.

Según el abogado, el testimonio de Venegas ha sorprendido al exfiscal de la Nación, pero que no le preocupa. “Que se haya hecho público, no le preocupa más allá de sentirse nuevamente manoseado su nombre en ciertos medios que no actúan con objetividad y racionalidad que el testimonio significa, es un testimonio aislado”.

Finalmente, Julio Rodríguez refirió que relación que tenían fiscal y asesora era “absolutamente profesional”, que no la conocía sino hasta que asumió su función y que fue recomendada por un funcionario del Ministerio Público.

¿Qué opinas?