Alejandro Toledo el día de su salida de prisión
Alejandro Toledo el día de su salida de prisión | Fuente: EFE

Los servicios penitenciarios de California (EE.UU.) revelaron este viernes que el expresidente peruano Alejandro Toledo, quien cumple arresto domiciliario mientras se resuelve su extradición al Perú abandonó su hogar en cuatro ocasiones para ir a la playa y a casas de vecinos. Estas salidas, detectadas a través de un sistema de vigilancia con GPS y la primera de las cuales fue el 15 de abril, constituyen una violación de las condiciones bajo las que el exmandatario salió de prisión bajo fianza el pasado 20 de marzo, por lo que el juez que lleva el caso le alertó de que si se repite algo similar, ordenará que vuelva a la cárcel.

"Esto no es un juego, estas condiciones son importantes. Aprecié en usted riesgo de fuga y usted no puede salir de su casa o del jardín. La única alternativa sería mandarle de nuevo a prisión", le advirtió el juez Thomas Hixson en una audiencia celebrada por vía telefónica. Alejandro Toledo reconoció implícitamente los hechos y prometió al magistrado que no lo volvería a hacer.

"Cuán lejos puede llegar"

Aunque ninguna de las salidas de Alejandro Toledo ha llegado a ser de una hora entera, estas fueron en aumento de manera progresiva tanto en duración como en distancia viajada, lo que llevó a la fiscal Elise Lapunzina a observar que "parece que está probando cuán lejos puede llegar y por cuánto tiempo". Así, puso en duda que la esposa del exmandatario, Eliane Karp, esté cumpliendo con su función de custodiar el arresto domiciliario tal y como le asignó el juez; pidió que se eleve la cuantía de la fianza de Toledo; y que se informe de estas violaciones a los amigos del expresidente que contribuyeron a abonarla.

La fiscal Elise Lapunzina también pidió al juez que obligase a Alejandro Toledo a informar al Gobierno de Estados Unidos de su nuevo lugar de residencia -el expresidente y su esposa se han trasladado de vivienda desde que salió de la cárcel-, pero este rechazó la petición y aseguró que basta con que los servicios penitenciarios tengan esa información. La defensa del expresidente arguyó que el cambio de dirección se produjo porque el FBI contactó con el propietario de la vivienda en que residía anteriormente para "acosarle", un extremo que la fiscalía negó, aunque reconoció llamadas de la Policía para recabar información.

Toledo bajo arresto domiciliario

Tras haber pasado casi nueve meses en prisión desde su arresto en julio del año pasado, Alejandro Toledo pudo regresar a casa en marzo después de que su abogado alegase de que debido a su avanzada edad y estado de salud, el expresidente corría un serio riesgo en prisión ante la pandemia. California se encuentra bajo orden de confinamiento por el coronavirus, por lo que las salidas del exlíder de Perú Posible también podrían haber violado este decreto, especialmente si como parece fue a casas de vecinos y no respetó por tanto el distanciamiento social.

La Fiscalía peruana le imputa al exmandatario haber recibido más de 20 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de favorecer a la empresa brasileña en sus negocios en Perú cuando él aún era presidente. Por esta investigación, hay una orden de prisión preventiva en su contra desde el 2017 y Alejandro Toledo ha pasado los últimos tres años prófugo de la Justicia peruana en el área de la bahía de San Francisco, en EE.UU.

(Con información de EFE)