El fiscal Rafael Vela, coordinador del Equipo Especial Lava Jato, junto al fiscal José Domingo Pérez, quien dirige las investigaciones del caso de Keiko Fujimori.
El fiscal Rafael Vela, coordinador del Equipo Especial Lava Jato,junto al fiscal José Domingo Pérez, quien dirige las investigaciones del caso de Keiko Fujimori. | Fuente: Andina

El fiscal superior Rafael Vela, coordinador del Equipo Especial Lava Jato, presento un segundo recurso de casación ante el Poder Judicial con el que busca dejar sin efecto la liberación de Keiko Fujimori. La lideresa de Fuerza Popular salió del penal Anexo de Mujeres de Chorrillos a inicios de mayo para seguir siendo investigada dentro del caso Odebrecht en libertad, pero con reglas de conducta.

Este segundo recurso va en contra de la resolución de los jueces de la Segunda Sala Penal de Apelaciones Especializada en Delitos de Crimen Organizado, quienes revocaron la orden de 15 meses de prisión preventiva que pesaba sobre Keiko Fujimori y la cambiaron por comparecencia con restricciones. Según la casación, los magistrados solo interpretaron los argumentos de la defensa legal de la ex candidata presidencial al tomar su decisión.

Recursos pendientes de resolución

Este nueva casación se suma a la primera que presento Rafael Vela el pasado 4 de mayo, el mismo día en que la excandidata presidencial salió de prisión, en la cual cuestiona la decisión de esta sala superior de admitir la apelación presentada por la abogada de Keiko Fujimori contra su prisión preventiva. Para el Equipo Especial Lava Jato de la Fiscalía, este recurso se presentó luego del plazo de tres días que establece la ley.

Ambos recursos deben ser admitidos a trámite por la misma sala de apelaciones que liberó a Keiko Fujimori y, de ser así, deberán ser remitidos a la Corte Suprema para su análisis y para que se emita una decisión final al respecto. Este proceso podría tardar varios meses. Del otro lado, está pendiente que la misma sala responda un pedido de aclaración hecho por la defensa de la investigada sobre la restricción que le impide comunicarse son familiares como su esposo y su madre, además de su abogada, por ser testigos o coimputados de su caso.