Pedro Chávarry ha anunciad que renunciará este martes a su cargo como fiscal de la Nación. | Fuente: Congreso

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Al término de seis penosos meses a la cabeza del Ministerio Público, el Fiscal Pedro Chávarry anunció que este martes presentará su renuncia ante la Junta de Fiscales Supremos. El país ha perdido seis meses por el empecinamiento de un hombre que no quiso entender un principio simple: no se puede ejercer de manera idónea la titularidad de la acción penal cuando se es objeto de una investigación fiscal y de denuncias constitucionales por vínculos supuestos con una banda organizada de delincuentes.

Esa tesis la expresó desde el primer momento el presidente de la República y por eso se negó a asistir a la ceremonia de investidura. El episodio Pedro Chávarry se cierra para permitir que nada obstaculice la acción de la justicia en las actuales circunstancias excepcionales: el caso de corrupción más grave de nuestra historia reciente por la magnitud del dinero desviado y la continuidad de las malas prácticas a lo largo de los últimos cuatro gobiernos.

¿Qué viene después?

La salida de Pedro Chávarry deja fisuras no solo en la Fiscalía, sino también en el Congreso y en el Colegio de Abogados. Este lunes, el Pleno del Congreso fue el escenario de confrontaciones exacerbadas entre la bancada fujimorista y las demás, lo que llevó a la suspensión de la sesión. Daniel Salaverry afirmó que el Parlamento había ofrecido un “bochornoso espectáculo que nos da vergüenza y muestra que estamos dando la espalda a la población”.

Una de las miembros de la bancada fujimorista llamó “traidor” a Salaverry, mientras que Rosa Bartra lo asoció con las “prácticas dictatoriales” del presidente venezolano Nicolás Maduro.  El portavoz de Fuerza Popular afirmó que Salaverry era el principal causante del “caos” por no respetar el reglamento. Y Luz Salgado sugirió una interpretación sibilina: “¿Qué presiones estará recibiendo para tratar tan mal a la bancada que lo puso, sobre todo a las mujeres?”. Hoy conoceremos cómo votan las bancadas en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales que, en principio, y con seis meses de retraso, abordará las denuncias formuladas contra el renunciante Pedro Chávarry.

Mientras tanto, en la sede misma de la Fiscalía se perpetraba un caso grave de obstrucción a la justicia. El fiscal Rafael Vela afirmó que las pericias policiales y las grabaciones de las cámaras de seguridad prueban que fueron violados los lacrados impuestos a las oficinas que habían sido allanadas el viernes pasado. Vela reveló la identidad de los violadores de espacios bajo cautela judicial. Se trataría, ¡cómo no!, de tres miembros de la escolta del Fiscal de la Nación. Ese habrá sido el último acto de la gestión de Pedro Chávarry.

El capítulo Pedro Chávarry

Corresponderá a los historiadores establecer responsabilidades y ponderar las conclusiones de los procesos en curso, si nuestra época llega despertar el interés de nuestros descendientes. Lo que está claro es que la movilización de los ciudadanos ha jugado un papel decisivo, evidenciando que nuestra población no se resigna a la corrupción y la impunidad.

Sin embargo, para que las escaramuzas de los últimos días tengan un final feliz necesitamos concretar tres objetivos: 1) Firmar un acuerdo con Odebrecht que garantice las confesiones documentadas de ejecutivos brasileños. 2) Reformar la Fiscalía y el Poder Judicial para erradicar la impunidad y restablecer la credibilidad de nuestras instituciones. 3) Liberar las energías de nuestro país que ha vivido obligado a hacer de las maniobras y los encubrimientos el centro de su vida pública. Conocer la verdad y castigar a los delincuentes es indispensable, pero también lo es aumentar la productividad, crear empleo formal y mejorar las condiciones de vida de la población.

Las cosas como son

¿Qué opinas?