Ávalos Rivera lleva más de tres décadas como miembro del Ministerio Público y más de cinco años como fiscal suprema titular. | Fuente: Andina

La fiscal suprema Zoraida Ávalos Rivera asumió la titularidad de la Fiscalía de la Nación de manera interina este martes, luego de que la Junta de Fiscales Supremos del Ministerio Público aceptara oficialmente la renuncia de Pedro Chávarry Vallejos.

En un primer momento, se voceó a Pablo Sánchez Velarde como sucesor de Chávarry debido a su antigüedad; sin embargo, este adelantó que declinaría y sugirió la elección de la segunda magistrada más antigua.

En su primera conferencia de prensa, Ávalos expresó que mantendrá provisionalmente el cargo hasta que "se instale la Junta Nacional de Justicia (JNJ)". Esta última deberá observar y resolver de manera prioritaria la situación de la Junta de Fiscales Supremos, luego de los cuestionamientos a al menos tres de sus cinco integrantes.

Ávalos (a diferencia de los otros miembros de la Junta de Fiscales Supremos Tomás Gálvez, Pedro Chávarry y Víctor Rodríguez) no ha sido sindicada como miembro de la organización criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’. Pablo Sánchez, quien también integra la Junta, tampoco se ha visto comprendido en esa investigación. | Fuente: Ministerio Público - Fiscalía de la Nación

Casi 35 años como fiscal

Zoraida Ávalos Rivera, ahora de 62 años, es fiscal suprema titular desde el 18 de diciembre de 2013. Su carrera como magistrada del Ministerio Público empezó en junio de 1984, cuando juró como fiscal adjunta provincial provisional de Loreto. Posteriormente, pasaría por los distritos judiciales de Lima, San Martín, Ucayali y Chosica.

En mayo de 1994, luego de diez años como provisional, pasó a ser fiscal superior titular de Lima. En enero de 2002, trabajó en la Primera Fiscalía Superior en lo Civil y en febrero de 2008, se la designó nuevamente como provisional, pero de la Fiscalía Suprema Transitoria en lo Civil. Al siguiente año, también como fiscal suprema provisional, entró a la Fiscalía Suprema en lo Contencioso Administrativo. Para octubre de 2011, fue ratificada.

En una sentencia del 30 de abril de 2014, recaída en el Expediente N° 1044-2013-PA/TC, el Tribunal Constitucional (TC) ordenó la nulidad del nombramiento de Ávalos como fiscal suprema. Esta decisión devino de una demanda que había presentado el abogado Mateo Castañeda Segovia ante el máximo Colegiado. Según Castañeda, quien en 2013 fuera descalificado para una plaza en la Fiscalía Suprema, el concurso con el que Ávalos y otra fiscal suprema (Nora Miraval Gambini) obtuvieron sus puestos se había producido de manera irregular dentro del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

No obstante, este fallo fue revertido días después por el propio TC, que repuso a las dos magistradas y ordenó que Castañeda sea incluido solo cuando se produjera una vacante. La decisión y el posterior reparo generaron polémica. Incluso el presidente del TC de entonces, Óscar Urviola, calificó de exceso la cuestión. Por su parte, Ávalos afirmó que se había "reivindicado" su nombre luego de una resolución "inaudita". De esta manera, mantuvo su nombramiento hasta hoy y Miraval continuó como fiscal suprema hasta febrero de 2015, cuando se oficializó su cese por límite de edad.

Como fiscal suprema titular, Ávalos ha estado a cargo de la Fiscalía Suprema Transitoria en lo Contencioso Administrativo (de enero a mayo de 2014), la Fiscalía Suprema en lo Civil (de mayo de 2014 a agosto de 2018) y de la Fiscalía Suprema de Control Interno (desde el 22 de agosto de 2018 hasta la actualidad). Esta última se encarga -además de realizar seguimiento disciplinario dentro del Ministerio Público- de investigar las infracciones administrativas de jueces y fiscales, incluidos aquellos que han sido vinculados al caso 'Los Cuellos Blancos del Puerto'.

Carrera en el Estado

De acuerdo con la hoja de vida que entregó al CNM y con datos comparados de la Superintendencia Nacional de Educación (Sunedu), Ávalos cuenta con el título de abogada por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. El portal de la Sunedu no precisa la fecha de esta licenciatura. En el documento que Ávalos presentó al CNM, especifica que sus estudios universitarios de Derecho y Ciencia Política iniciaron en 1974 y terminaron en 1979. Su colegiatura, ante el Colegio de Abogados de Lima, es vigente desde el 22 de enero de 1981.

En 2006, Ávalos egresó de una maestría en Derecho Constitucional y en 2009, de un doctorado en Derecho. Ambas especialidades se realizaron en la Universidad Nacional Federico Villarreal, pero no figuran títulos ante la Sunedu, por lo que solo se trata de estudios concluidos. Antes de ser magistrada, trabajó entre noviembre de 1983 y junio de 1984 en el Ministerio Público como abogada auxiliar de la Fiscalía Provincial de Lima. Además, entre octubre de 1980 y noviembre de 1981, fue abogada de la Oficina de Consultas del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.

No respaldó a Chávarry 

En junio de 2018, cuando la Junta de Fiscales Supremos se había reunido para elegir al sucesor de Pablo Sánchez (quien fue fiscal de la Nación por el periodo 2015-2018), Ávalos fue la única que no apoyó a Chávarry con su voto.

Como se recuerda, el portal de investigación periodística IDL-Reporteros había publicado -días antes de la juramentación de Chávarry- audios que implicaron a este con el requisitoriado ex juez supremo César Hinostroza y el exmagistrado investigado en prisión, Walter Ríos. Ambas ex autoridades del Poder Judicial son investigadas como principales miembros de la presunta organización criminal 'Los Cuellos Blancos del Puerto'.

Este último domingo, en entrevista con Cuarto Poder, Ávalos reveló que Chávarry la cuestionaba por, supuestamente, no ejercer control disciplinario contra el fiscal provincial José Domingo Pérez, miembro del Equipo Especial Lava Jato. “Me encaraba por no ser severa. 'La culpa es tuya', me decía. Pero yo no podía callarlo”, aseguró al medio.

Pérez y Chávarry han tenido varios altercados a consecuencia de las investigaciones que sigue el primero y de los intentos de intervención del segundo. Además, hace unas semanas, Chávarry lo había removido de su puesto, al igual que al coordinador del Equipo Especial Rafael Vela, lo que originó protestas ciudadanas y rechazo de varios funcionarios. Pese a que luego rectificó la decisión, la salida forzosa de Chávarry ya se había vuelto inminente.

¿Qué opinas?