Víctor Prado Saldarriaga, presidente del Poder Judicial. | Fuente: RPP Noticias

El presidente del Poder Judicial, Víctor Prado Saldarriaga, criticó la larga duración de algunas audiencias en las que se decide la prisión preventiva solicitada contra algunos imputados debido a que "hacen que sea un procedimiento tedioso y confuso".

"A mí no me gusta la extensión excesiva de estos procedimientos de prisión preventiva, que agotan a todas las partes, que acaban siendo un diálogo reiterado de posiciones que no tiene un fin mayor que el de presentar aspectos que a veces son materia de una decisión en juicio, no de un nivel preliminar", señaló en Ampliación de Noticias.

Prado Saldarriaga señaló que esta clase de audiencias se sustentas en decisiones dictadas por el Tribunal Constitucional y la Corte Suprema. Ante esto, dijo esperar que "los resultados justifiquen todo este intercambio de horas y de trabajo conjunto de las partes".

El titular del Poder Judicial recordó que, según el marco normativo vigente, la prisión preventiva es siempre es una medida excepcional en la que se evalúan varios factores, desde la posibilidad de una sanción hasta el peligro para obstruir las diligencias. Asimismo, señaló que en caso de personas que "tienen poder" existen riesgos que deben ser valorados.

"El Perú está acudiendo a un momento histórico similar al que ocurre en otros países de Latinoamérica, donde las personas que están siendo objeto de procesamiento son personas que tienen poder. En los instrumentos internacionales vigentes a estas personas se les conoce como 'personas expuestas políticamente' y tienen muchos canales de generar mecanismos de impunidad que deben ser valorados al momento de tomar decisiones", señaló.

En otro momento, el presidente del Poder Judicial negó que exista una persecución política en los procedimientos que se les sigue a líderes políticos o exfuncionarios, tal como lo advirtieron, entre otros, Keiko Fujimori y César Hinostroza. Según dijo, la transparencia de estos procedimientos demuestra que la tarea de esta institución es "administrar justicia, no hacer política".

"La justicia está recepcionando casos y les toca procesarlos, y esos casos implican a personas que pueden tener conexión con agrupaciones políticas, pero de allí a que la justicia desarrolle un sesgo o plantee alguna opción ajena a la aplicación del ordenamiento jurídico a los casos, es completamente falso", señaló.