EFE

Un grupo de científicos japoneses asegura haber descubierto el gen responsable de que algunas especies de flores de floración corta se marchiten tan rápidamente.

Estos especialistas descubrieron que, al suprimir el gen EPHEMRAL1, la duración de vida de esas flores prácticamente se duplicaba.

“Las flores no tratadas empezaron a marchitarse trece horas después de su eclosión, las genéticamente modificadas duraron 24 horas”, explicó Kanichi Shibuya, uno de los principales autores de un estudio.

La importancia de este descubrimiento es que podría permitir elaborar métodos para alargar la vida de las flores cortadas.

“No sería realista modificar los genes de todas las especies de flores pero podemos buscar otras formas de eliminar el gen incriminado, por ejemplo, haciendo absorber a las flores cortadas una solución que impediría la activación del gen”, sentenció el experto.