La
La "fatiga por zoom" se está convirtiendo en una señal de nuestros tiempos | Fuente: Unsplash

En el último año de pandemia, términos como “cansancio por Zoom” o “fatiga por videoconferencia” han sonado con fuerza. Por alguna razón, el incremento de reuniones bajo esta nueva modalidad de trabajo remoto no solo ha incrementado nuestro cansancio, sino que también ha añadido una buena pizca de ansiedad ante la aparición repentina de un familiar o la intromisión de un problema que pueda evidenciarse ante interlocutores. Sin embargo, parece que nos estamos cansando por otra cosa, y recién han dado con ello.

Impulsados ​​por observaciones de su propio trabajo remoto, un grupo de investigadores de la Universidad Old Dominion han establecido un criterio por el que la “fatiga por videoconferencia” se presenta.

Andrew Bennett, profesor asistente de administración en ODU y uno de los autores del estudio, argumentó que todo comenzó poco después de que el virus azotara Hampton Road, momento en que la universidad pasó rápidamente al aprendizaje virtual.

“Estábamos trabajando en otro proyecto y al final pensamos, esto es agotador”, mencionó Bennett. “Estar en una videoconferencia todo el tiempo y tratar de recrear ese ambiente cara a cara al que estamos tan acostumbrados. ¿Qué está pasando?"

Junto con Emily Campion y Sheila Keener de la OUD, además de Kathleen Keeler de la Universidad Estatal de Ohio, decidieron averiguar exactamente por qué ocurría esto. Para la primavera pasada, el grupo había desarrollado un estudio real para profundizar en el tema de la fatiga por videoconferencia.

A través de una convocatoria, consiguieron 55 participantes para el estudio, cuya condición primordial era estar trabajando de forma remota debido a la pandemia, en una variedad de industrias, incluida la atención médica, la banca, la ingeniería y la educación. Mediante encuestas llenadas por estos participantes para medir cualitativamente sus actividades diarias, el equipo de investigación obtuvo un dato sorprendente para el análisis: "Al final, pudimos reconocer de todas estas personas que, cuando las personas tenían estas videoconferencias, sus niveles de energía eran diferentes", dijo parte del equipo investigador.

Al comenzar el estudio, los investigadores esperaban que la causa de la fatiga fuese el aspecto del video, tener la cámara encendida y verse a sí mismo o a los demás en la pantalla. "Entramos en esto realmente pensando que sería el piloto", mencionó Bennett. "Y nos sorprendió que los hallazgos no mostraran eso". Tener las videollamadas más tarde en el día empeoró las cosas, por ejemplo, causando más fatiga que una tarde normal sin esa llamada.

El hallazgo, en palabras de Bennett, fue el siguiente: “Cuando los individuos sintieron un mayor sentido de pertenencia al grupo con el que estaban, se sintieron mucho menos fatigados después”. Permitir que las personas creen esa sensación de conexión, como lo harían naturalmente charlando en la sala de conferencias antes de que comience una reunión, puede ser útil, dijo.

“Sin embargo, el aspecto de la conexión social también influyó en ese factor”, señaló el equipo de trabajo. “Si eres amigo de los participantes en una videollamada, es menos probable que te estreses por cada pequeño sonido”.

Campion añadió que el grupo aún no ha escuchado directamente de los empleadores cómo podrían incorporar tales hallazgos, pero espera que esta línea de investigación sea cada vez más relevante.

Sepa más: