Ansiedad por Zoom
Están apareciendo nuevos estudios que reflejan patrones de comportamiento similares entre posibles víctimas de esta nueva enfermedad. | Fuente: Unsplash

La pandemia ocasionada por la COVID-19 envío a casa a millones de personas hace exactamente un año. En marzo del 2020, los confinamientos empezaron a regir en varios países del mundo y las personas empezaron una “nueva normalidad” en la que las videollamadas por apps como Zoom se volvieron parte de nuestras vidas.

Sin embargo, pese a que esta solución nos acercaba un poquito más a nuestros familiares, compañeros de trabajo y de estudios, también empezó a acarrear sus propios problemas, con una ansiedad cada vez más latente.

La fatiga y la ansiedad por Zoom

En el desarrollo de este año pandémico, dos términos se han asociado al aplicativo Zoom: el primero, y el que más atención obtuvo, fue la “fatiga del Zoom”, esa sensación de agotamiento total que se siente después de estar un día entero en reuniones por videollamada, y, peor aún, con la cámara web prendida.

Pero existe otro término que ha empezado a ganar terreno: "la ansiedad por Zoom".

Existen pocos estudios sobre esta nueva enfermedad, pero una encuesta de noviembre de 2020 a 2 000 trabajadores a domicilio descubrió que proviene de varias fuentes: tener problemas de tecnología y audio que no puede solucionar, no poder leer el lenguaje corporal de las personas, sentir que no lo está ser escuchado, tener que atender una llamada sin tiempo para preparar su apariencia, preocuparse por un trasfondo poco profesional y ser comentado.

Zoom, al ser la app con mayor número de descargas y ser el estandarte de este tipo, hasta se convirtió en verbo.

"Cuando estás cara a cara, puedes captar muchas cosas inconscientemente en el lenguaje corporal de las personas; notas si alguien no está reaccionando bien o si alguien se ve un poco incómodo", dijo Libby Sander, profesor asistente de comportamiento organizacional en Bond University en Queensland, Australia, que estudia los efectos psicológicos de trabajar desde casa, a CNET. "Puede obtener pistas sobre cuándo intervenir en una conversación y si seguir o no una línea de discusión en particular basándose en la lectura de la sala. Es bastante difícil o incluso imposible hacer eso en Zoom".

Los chats de video sociales también pueden desencadenar estrés. Cuando ves a tus amigos en persona, no sientes la misma presión para "desempeñarte socialmente" que, en el chat de video, señaló Suzanne Degges-White, profesora y presidenta del departamento de Consejería y Educación Superior de la Universidad de Northern Illinois. en una columna de Psychology Today. Solo estar presente en el mismo espacio es suficiente. Pero en videollamada, es más probable que sienta que tiene que hablar constantemente o entretenerse de alguna manera; de lo contrario, solo está sentado allí sonriendo a la cámara.

Fuera de los elementos de conversación, muchas mujeres también han informado que se sienten estresadas y se disculpan por su apariencia ante la cámara, mientras que los hombres tienden a preocuparse menos por cómo se ven o qué están usando.

Por otro lado, muchos trabajadores nuevos sienten que no pueden establecer relaciones profesionales por las pocas oportunidades virtuales. Asimismo, muchos de ellos sienten que su trabajo es menos visible para su gerente.

¿Cambiará estó a corto plazo? Muy poco posible, pero ahora que sabemos que es un mal generalizado, se debe afrontar con soluciones antes que "la ansiedad por Zoom" carcoma la paciencia de quienes la afrontan. 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.