La gran ventaja: instalar las aplicaciones que deseemos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

Los contenidos 4K están cada vez más presentes en plataformas como Netflix y Amazon Prime Video y la oferta de televisores que pueden reproducirlo crece. En NiusGeek probamos el televisor Sony Bravia A8G de 65 pulgadas con el soundbar HT-X8500.

El televisor

Una de las principales ventajas de la tecnología OLED es la de contar con paneles más esbeltos, esto lo podemos comprobar en el modelo.

A diferencia de la tecnología LCD, los píxeles en los paneles OLED se encienden y apagan individualmente. Esto nos otorga, en la mayoría de los casos, mejores imágenes oscuras.

El soundbar es una muy buena adición, con mejor definición de sonidos graves, especialmente en películas. El modelo que probamos se conectó vía HDMI por un puerto ARC.

No tuvimos problemas hasta que intentamos ver contenido desde un decodificador de Claro que también utilizaba otro puerto HDMI. Al parecer es un tema que se repite en Movistar debido a cierto modelo de decodificadores.

Android TV

Pero una de las cosas que más interesaron de este televisor era probar Android TV.

A diferencia de lo que podemos observar en Tizen (Samsung) o WebOS (LG), puedes contar con una infinidad de aplicaciones en la tienda Google Play de Android e incluso instalar APK.

Así es posible tener un VPN en el televisor y usar apps con servicio bloqueado fuera del país.

Algo que no podemos destacar es cómo la interface de Android TV 8.0 me recuerda a la de ediciones pasadas de Android. Vibras a Android 5.0 Lollipop y acá no es culpa de Sony, sino de Google.

La navegación por archivos en una memoria USB es todo menos intuitiva y a finales de 2019 teníamos un parche de seguridad de mayo de 2019.

Punto aparte merece el control remoto que nos recuerda a las épocas Trinitron. Los botones, a mi parecer, son muchos y requieren un proceso de “aclimatación”, especialmente sin vienes desde una opción minimalista.

Lo que nos quita el mal sabor es que tenemos un Chromecast integrado, por lo que emitir contenido es extremadamente fácil, especialmente desde dispositivos Android.

La interface de Android TV. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

Conclusiones

La calidad del Sony Bravia A8G de 65 pulgadas no está en discusión. Es un modelo que interesará más a los entusiastas que buscan sacar más de su televisor gracias a las posibilidades que ofrece contar con la librería Android.

Y la soundbar HT-X8500 está en un terreno similar. Mejora la experiencia multimedia, pero su incompatibilidad con algunos decodificadores en el país puede significar un problema para un usuario no muy diestro.

Tenemos integrados botones de Google Play y Netflix. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama
Así se ven las apps instaladas en Android TV 8.0. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama
Sepa más:
¿Qué opinas?