captura de pantalla/YouTube(SpecialAgent08)

Un ambicioso proyecto en el que se utilizarán los más altos de estándares tecnológicos, está a punto de iniciarse. Se trata de la construcción del túnel más largo del mundo que unirá Rusia y Estados Unidos y que abarca el Estrecho de Bering.

Este nuevo túnel, tiene el doble de la longitud del túnel del Canal de la Mancha que une Inglaterra y Francia, se está preparando para ser construido en tres secciones y pasará por debajo de la Gran Diomede y Little Diomede islas que se encuentran en el Estrecho de Bering.

El costo de la construcción de este túnel en el Estrecho de Bering se estima en alrededor de los 65 mil millones de dólares y se espera que será terminado en el 2041.

Este asombroso proyecto ofrecerá una carretera de alta velocidad, vías de ferrocarril, una red de fibra óptica, así como conducciones de petróleo y el gas.

Dado el papel estratégico de un enlace ferroviario directo entre América del Norte y Rusia se impulsará el comercio y el turismo; y por ende, se espera obtener inmensas ventajas económicas y políticas.

La forma en que se está planeado este proyecto, el enlace ferroviario, literalmente, se conectará el interior de Siberia con la costa este de EE.UU., lo que resulta en una red de ferrocarril a través de 3 / 4 parte del hemisferio norte. Lo que esto significa es que los turistas podrán viajar por tierra, desde Europa a Nueva York.
 
Asimismo, contribuirá de manera significativa en el transporte de materias primas del interior de Siberia a la EE.UU. y pues tendrá la capacidad de transportar hasta 100 millones de toneladas al año.