Foto:Difusi

Construido por el Instituto Nacional de Tecnología y Estudios Industriales Avanzados (NIAIST) de Japón, el HRP-2 es un robot humanoide que ha aprendido a sacar provecho de los obstáculos que se encuentran a su alrededor. Luego de identificar los objetos que lo rodean, procesa la mejor manera de utilizarlos como ayuda en el desempeño de una determinada tarea.

Entre otras cosas, ha logrado apoyarse en una mesa para mejorar su equilibrio y patear una pelota. Gracias a estas habilidades, el New Scientist ha comparado su comportamiento con el de una persona de edad avanzada.

Sepa más: