El récord fue impuesto en campo, no en laboratorio. | Fuente: Europa Press 2020 | Fotógrafo:

Investigadores australianos han probado y registrado con éxito la velocidad de datos de Internet más rápida del mundo desde un solo chip óptico, capaz de descargar 1.000 películas de alta definición en una fracción de segundo.

A la luz de las presiones que se ejercen sobre la infraestructura de Internet del mundo, destacada recientemente por las políticas de aislamiento como resultado de COVID-19, el equipo de investigación dirigido por el doctor Bill Corcoran (Universidad Monash), el profesor Arnan Mitchell (RMIT) y el profesor David Moss (Universidad Tecnológica de Swinburne) pudieron alcanzar una velocidad de datos de 44,2 terabits por segundo (Tbps) desde una sola fuente de luz.

Esta tecnología tiene la capacidad de soportar las conexiones a Internet de alta velocidad de 1,8 millones de hogares en Melbourne, Australia, al mismo tiempo, y miles de millones en todo el mundo durante los períodos pico, según los autores, que publican resultados en Nature Communications.

Las manifestaciones de esta magnitud generalmente se limitan a un laboratorio. Pero, para este estudio, los investigadores lograron estas velocidades rápidas utilizando la infraestructura de comunicaciones existente donde pudieron probar de manera eficiente la red.

Utilizaron un nuevo dispositivo que reemplaza 80 láseres con un solo equipo conocido como micropeine, que es más pequeño y liviano que el hardware de telecomunicaciones existente. Fue probado con carga utilizando la infraestructura existente, que refleja la utilizada por el NBN, el proyecto australiano de acceso abierto a datos en banda ancha. Es la primera vez que se utiliza un micropeine en una prueba de campo y posee la mayor cantidad de datos producidos a partir de un solo chip óptico.

"Actualmente estamos obteniendo un adelanto de cómo la infraestructura de Internet se mantendrá dentro de dos o tres años, debido a la cantidad sin precedentes de personas que usan internet para trabajo remoto, socialización y transmisión. Realmente nos muestra que necesitamos poder escalar la capacidad de nuestras conexiones", dijo en un comunicado Bill Corcoran, coautor principal del estudio y profesor de Ingeniería de Sistemas Eléctricos e Informáticos en la Universidad de Monash. "Lo que nuestra investigación demuestra es la capacidad de las fibras que ya tenemos en el terreno, gracias al proyecto NBN, para ser la columna vertebral de las redes de comunicaciones ahora y en el futuro. Hemos desarrollado algo que es escalable para satisfacer las necesidades futuras".

"Y no es solo de Netflix de lo que estamos hablando aquí: es la escala más amplia de para qué usamos nuestras redes de comunicación. Esta información puede usarse para coches autónomos y transporte futuro y puede ayudar a la medicina, educación, finanzas y las industrias de comercio electrónico, así como también nos permiten leer con nuestros nietos a kilómetros de distancia", mencionó.

Para ilustrar el impacto que tienen los micropeines ópticos en la optimización de los sistemas de comunicación, los investigadores instalaron 76,6 km de fibras ópticas "oscuras" entre el campus de Melbourne City de RMIT y el campus de Clayton de la Universidad de Monash. Las fibras ópticas fueron proporcionadas por la Red de Investigación Académica de Australia.

Dentro de estas fibras, los investigadores colocaron el micropeine, contribuido por la Universidad de Swinburne, como parte de una amplia colaboración internacional, que actúa como un arco iris formado por cientos de láseres infrarrojos de alta calidad de un solo chip. Cada 'láser' tiene la capacidad de ser utilizado como un canal de comunicaciones separado. Los investigadores pudieron enviar datos máximos por cada canal, simulando el uso máximo de Internet, a través de 4 THz de ancho de banda.

Con información de Europa Press

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuédateEnCasa