Escoger el teléfono correcto puede ser un problema para los que no están al tanto de los lanzamientos más recientes | Fuente: RPP

Es el peor momento para comprar un teléfono. Y lo digo en los términos más prácticos que encuentro, y sin ofender el trabajo de las operadoras y las marcas. Pero hay un punto a resaltar que considero importante. No se trata de un descrédito, ni tampoco de iniciar una pelea encarnizada entre los clientes y las empresas de telefonía. Simplemente, comprar un teléfono hoy, y hasta antes de maro, es un error de cálculo. ¿La razón? Pues hay varias.

Para empezar, veamos el catálogo actual. Los modelos de “gama alta”, como el Samsung S9, LG G7 y el Huawei P20 Pro aun siguen a un costo alto, y están a poco menos de 2 meses de cumplir un año. Los equipos que salieron en la segunda parte del año, como el Note 9 y el iPhone XS llevan más de medio año en el mercado. Este catálogo aun no se mueve aun, y ya le toca

Los teléfonos lanzados en 2018 aun no han tenido un reajuste importante | Fuente: RPP

¿Cuándo se va a mover? Pues cuando aparezcan modelos nuevos. El CES 2019, a pesar de ser el evento monstruoso que pudimos ver en esta completa cobertura, no es un evento de teléfonos. Por eso, no vimos ningún smartphone nuevo que genere interés o que, por lo menos, genere un reajuste en el costo. Eso nos deja un par de meses de inactividad, hasta que llegue el siguiente gran evento que sí tendrá una montaña nueva de smartphones: el Mobile World Congress.

Lo divertido este año es que no sólo tendremos el MWC 2019, sino que habrá otros lanzamientos fuera del evento que le darán un enorme movimiento al catálogo. El más importante, sin duda, será el Samsung Galaxy S10 y todas sus variables. Motorola también presentará “muy pronto” su nueva línea G lejos de Barcelona, y eso nos deja al resto de marcas mostrando su nuevo catálogo del 25 al 28 de febrero.

Cuando se presenten los nuevos equipos que esperamos este 2019 los precios del catálogo 2018 bajarán, y ahí será la enorme oportunidad de tener un equipo potente a un mejor costo negociado con la operadora. La siguiente parte, entonces, es escoger bien nuestro teléfono nuevo.

Investiga. El primer paso para la renovación de tu equipo está lejos de la tienda. Internet es un gran cúmulo de experiencias acerca de un equipo. Basta con buscar “review” o “reseña” junto al nombre del equipo que te interesa, y encontrarás posts y videos acerca del tema. No te conformes con ver un solo contenido. A veces, las reseñas suelen tocar temas muy específicos que otros reviewers no tocan. A más contenido, más información tendrás.

Compara. Si te interesa un producto, posiblemente encuentres uno parecido en otra marca. La propuesta es tan amplia, que a veces pasamos por alto la posibilidad de comparar el interés. Algunos tienen más ventajas o desventajas que otros, como más batería o menos capacidad interna. Siempre compara productos en la categoría.

La experiencia de tus amigos. Si bien tu red de contactos es un referente importante, quita el prejuicio en los discursos que escuchas. A veces, las opiniones sobre productos suelen estar cargadas de subjetividad. Algunos salpican la anécdota con sentencias como “Todos los teléfonos de esa marca son malos”, cuando solo probaron uno que no se adaptó a su necesidad.

No vayas a la tienda a preguntar. Cuando una operadora te ofrece equipos bajo una “oportunidad de renovación”, o con el argumento de “en tu plan hay estos teléfonos disponibles”, no debes basar tu decisión en esa oferta tan limitada de opciones. No recibes información de las bondades y cualidades de cada equipo, y posiblemente termines comprando un smartphone que odiarás en medio año o menos.

 Analiza tu uso. Si bien los teléfonos pueden con casi todo tipo de tareas, es importante que analices tu actividad prioritaria con el equipo. No todos hacemos lo mismo con los teléfonos, y es importante que decidas la compra pensando en el uso. Una buena cámara de selfie, la radio FM, una batería duradera, una cantidad de RAM necesaria, cualquiera que sea la variable debes conocerla.

Ajusta tu presupuesto. Es importante que no te emociones al pensar en un equipo. Los teléfonos más caros son atractivos, pero a veces no vale la pena gastar tanto dinero en un smartphone de alta gama si nuestro uso es limitado. No siempre nos conviene lo mejor, y los teléfonos son un buen ejemplo de eso.

Piensa a futuro. Usualmente, los equipos se renuevan a 12 o 18 meses, dependiendo de la posibilidad de pago que pueda tener uno. Aquí debes hacer un análisis más, basado en las condiciones del equipo. Los equipos con capacidades menores a 16GB y con menos de 2GB de RAM comenzará a darte problemas de rendimiento en 9 meses a un año. Lo mismo pasa con la antigüedad de un teléfono. SI compras un equipo de hace dos años, posiblemente su rendimiento no sea el mismo cuando las aplicaciones reciban actualizaciones.

Si puedes probar, prueba. Hoy hay muchos centros de experiencia en donde encontrarás una variedad de equipos. A veces, las mismas marcas fabricantes ponen parte de su catálogo en exhibición mediante centros de atención en centros comerciales. Es una buena manera de probar la cámara, la velocidad de los procesos, el acabado en construcción, el volumen de los parlantes.

 iOS o Android. Aquí hay un tema de preferencias. Por un lado, iOS aun es un entorno sencillo de manejar y entender, además de estar muy bien nutrido en apps. EL problema de esta plataforma es que no da tanto margen de libertad, sobre todo para compartir contenido por bluetooth o hacer copias de seguridad de nuestros datos. En el caso de Android, es un ecosistema tan amplio que resulta difícil determinar qué experiencia es mejor. Cada empresa propone su personalización y herramientas propias, por lo que se hace un mundo el escoger la que se va a quedar con nosotros mucho tiempo. Aquí recomiendo que no abandones el sistema de tu último teléfono. SI ya tienes un iPhone previo, quédate en iPhone. SI quieres saltar a una plataforma distinta, debes hacer un balance de la data que podrás llevarte y la que se quedará en el equipo. Por ejemplo, las copias de WhatsApp hechas en Android no pueden ser importadas en iOS. El avance de juegos o compras de aplicaciones en iPhone no pueden irse a Android. Escoge bien la plataforma de tu nuevo teléfono.

No tendrás todo. Es evidente que no existe un teléfono perfecto. Sin embargo, hay teléfonos que se adaptan muy bien a nuestro día a día. En ese proceso, hay que entender la dinámica de una industria que debe conceder en algunos puntos para mejorar en otros. A veces, más batería implica remover el conector de audífonos y, con ello, la radio FM.  A veces, tener la mejor cámara delantera del mercado venga con una pantalla de poca calidad. Si quieres un equipo que tenga casi todo, posiblemente el dinero sea un problema. Es algo con lo que tendrás que vivir.

 Ahora que ya manejas estos parámetros, es momento de recomendarte lo que debes tener en cuenta si quieres comprar un smartphone en 2019. Ojo, no son condiciones mínimas de uso en absoluto. Son sugerencias para poder optar por un teléfono que supere, sin problemas, los ciclos de renovación de 12 o 18 meses.

Almacenamiento de 32GB, y con expansión por microSD. Con 16GB de memoria interna, posiblemente tengas una enorme limitación para juegos pesados o contenido offline. 32GB es una medida muy aceptable, pero es mejor si tienes la posibilidad de expandir la capacidad de almacenamiento. Hoy tenemos servicios de nube muy buenos, pero el espacio físico es igual de importante.

3GB de RAM. La memoria de acceso aleatorio permite abrir varios procesos y administrarlos sin problemas. Con 2GB de RAM, tendrás un cuello de botella garantizado cuando quieras tener aplicaciones ejecutadas al mismo tiempo. Con 3GB de RAM el equipo podría respirar un poco más.

3000 mAh de batería. Nada menos, en serio. Si buscas un equipo que aguante más de 8 horas, es importante que recuerdes este número. Una autonomía menor limitará muchísimo tu actividad diaria, sobre todo si sales muy temprano de casa.

Android 7 en adelante. Si bien este sistema operativo se ha mostrado muy estable desde la versión 5, desde Android 7 “Nougat” podemos disponer de más opciones, como el paso rápido de apps desde el botón multitarea o el uso de Assistant. Lo mejor es buscar un teléfono con Android 8, pero con 7 te puedes defender sin problemas. Si encuentras un equipo con Android One, mejor.

¿Qué opinas?