Probamos el Razer BlackWidow V3.
Probamos el Razer BlackWidow V3. | Fuente: Razer

Afrontémoslo, el home office va a seguir siendo una realidad para muchos por un buen tiempo. Siempre es bueno revisar la oferta de teclados y definir cuál va con tus necesidades. Revisamos el Razer BlackWidow V3, la nueva generación del emblemático periférico. Esta ha sido nuestra experiencia.

Construcción y diseño

El BlackWidow V3 tiene un sólido cuerpo de aluminio que lo asienta firmemente en el espacio de trabajo. La configuración de sus soportes nos permiten además tres ángulos.

Razer
Tenemos un espacio para manejar los cables del teclado, además de tres ángulos para un uso ideal. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

En nuestro caso, probamos la versión con teclado numérico, que hace algunas interesantes adaptaciones.

A simple vista parece que tenemos solo un control de volumen y una tecla multimedia. Razer ha implementado en estas varios usos.

Izquierda: tecla multimedia. Derecha: tecla/control de volumen.
Izquierda: tecla multimedia. Derecha: tecla/control de volumen. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

La tecla multimedia puede servirte para dar el play/plause, back y forward con sucesivas presiones, algo a lo que no es difícil acostumbrarse. Por su parte la tecla de control de volumen, puede ser programada. Y sí, es una tecla porque también se puede presionar para dar mute por defecto.

Podemos decir que el BlackWidow V3 tiene un perfil discreto, pero en la mejor forma posible. Un diseño que encaja perfectamente en el home office y que luego saca lustre de su RGB para las sesiones de juego.

Un punto que no me gusta mucho es el hecho de contar con un cable no removible ni expansión para otros puertos USB. Lo que sí se mejoró con versiones anteriores es que hay posibilidad de esconder los cables gracias a la estructura del chasis.

El soporte ergonómico cumple su objetivo. Puedes prescindir de él si tienes un espacio de trabajo pequeño.
El soporte ergonómico cumple su objetivo. Puedes prescindir de él si tienes un espacio de trabajo pequeño. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

El teclado incluye un respaldo para muñecas. Es de plástico, pero no lo parece a simple vista. El acabado simula cuero. Lo más importante, el respaldo no se adhiere con ganchos o mecanismos parecidos. Su base permite usarlo sin preocuparnos de que se mueva.

La experiencia

Probamos los switches verdes de Razer, que se sienten muy parecidos a los Cherry MX Blue. El clic es satisfactorio, particularmente para un usuario como yo que escribe la mayor parte del día. Un buen teclado mecánico hace mucha diferencia.

El teclado numérico es un plus para el teletrabajo.
El teclado numérico es un plus para el teletrabajo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

Y si manejas Excel, el teclado numérico de esta versión es un plus que hace la experiencia más fluída.

En los juegos se siente la misma fluidez con el Razer BlackWidow V3.

Razer Synpase 3 nos permite manejar la programación del teclado para asignar funciones a las teclas y el cambio de apariencia en Chroma Studio, que no es innecesariamente complicado. También hay configuraciones RGB para varios juegos.

Chroma Studio da buenas opciones de personalización.
Chroma Studio da buenas opciones de personalización. | Fuente: Razer

¿Vale la pena?

El Razer BlackWidow V3 le hace honor a la emblemática serie con una construcción maciza y la flexibilidad que ofrece Synapse para controlar el RGB.

No me hubiese disgustado contar con un puerto USB a la mano, pero el buen manejo de cables lo justifica.

Contamos con los switches verdes de Razer.
Contamos con los switches verdes de Razer. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

Si quieres un teclado que te permita trabajar tranquilo y jugar sin compromisos, esta es una de las mejores opciones.

Si deseas un teclado más silencioso, tienes la opción de los switches amarillos.

Chroma RGB de Razer nos da 16.8 millones de opciones de colores.
Chroma RGB de Razer nos da 16.8 millones de opciones de colores. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama
Las teclas con plástico ABS tienen una doble inyección para asegurar que no se borren las etiquetas.
Las teclas con plástico ABS tienen una doble inyección para asegurar que no se borren las etiquetas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Alberto Nishiyama

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

Sepa más: