Ahora los padres contratan a personas que los ayuden a criar a sus hijos lejos de los teléfonos y las tablets | Fuente: iStock | Fotógrafo: Ridofranz

Para muchas familias, el tiempo que los chicos pasan delante de las pantallas puede ser un problema grave e inmanejable. Con los años, la “generación Z” ha logrado familiarizarse con estos dispositivos de manera sencilla, pero sin ningún tipo de control adulto o negociación. Ahora, una tendencia en crianza asertiva viene apareciendo en diversas sociedades, y la demanda de “asesores” crece de manera considerable.

Según reportes del New York Times, el servicio de consejería para una crianza libre de pantallas ha crecido considerablemente. Los “consultores de pantalla” ingresan a hogares, escuelas, iglesias y sinagogas para recordarles a los padres cómo las personas se cuidaron antes.

El artículo menciona casos como los de Gloria DeGaetano, quien vive en Seattle y se encarga de entrenar a padres para que “desenganchen” a las familias de las pantallas. Inició el 2000 con un pequeño grupo de trabajo, pero actualmente lidera el Instituto de Entrenamiento para Padres, una red de 500 colaboradores con programas intensos por familia.

"No puedes ser una máquina. Pensamos como máquinas y no se puede hacer crecer a los niños de forma óptima a partir de principios de una mentalidad tan mecánica como la nuestra" menciona DeGaetano.

Parte de la rutina propone el uso de espacios abiertos y juegos para niños que permitan un alejamiento paulatino de las pantallas.

Muchos especialistas definen el proceso como una “intervención”, pues muchos deben identificar sus propios errores, reconocer sus fallos y enmendar el camino. Existen actualmente grupos de padres que se unen y prometen públicamente no reglar teléfonos a sus hijos hasta que lleguen a la secundaria.

¿Qué opinas?