Los especialistas señalan que hasta los seis meses de edad, los bebés deben recibir leche materna exclusiva. Luego del primer medio año de vida empiezan a comer papillas, mazamorras o puré.

Es recién a los nueve meses que puede ingerir de cinco a siete cucharadas de alimentos desmenuzados o triturados.

“Tres veces al día es la frecuencia de alimentación de los niños y niñas. En esta etapa de vida se puede incluir alimentos de origen animal ricos en hierro como la sangrecita, bazo, en general menudencia o carne roja y pescado”, indicó Mario Tavera, asesor del Despacho Viceministerial de Salud Pública del Minsa.

Así mismo mención que las frutas de color anaranjado y amarillo como el plátano, durazno, papaya, entre otros es lo recomendable, siempre triturados o aplastados para que el bebé puedan ingerirlo fácilmente y no se atragante con la comida.

“Sin embargo no hay que olvidar que hasta los dos años o más continúan con la lactancia materna”, acotó el doctor Tavera.

El Ministerio de Salud también señaló que a la alimentación complementaria se le debe incluir un sobre de micronutrientes en cualquier comida.

Los micronutrientes son una mezcla de y minerales que contienen hierro, zinc, vitaminas A y C, y ácido fólico.

Con solo seis pasos podemos preparar el micronutriente:

Paso 1.- Lavarse las manos con agua y jabón.
Paso 2.- Separa dos cucharadas de comida (puré, mazamorra o segundo) y dejarlo entibiar.
Paso 3.- Abrir el sobre de micronutrientes por el lado.
Paso 4.- Cuando la comida esté tibia, vierte todo el contenido del sobrecito en la porción que separaste.
Paso 5.- Mezclar bien las dos cucharadas de comida con los micronutrientes.
Paso 6.- Darle de comer al niño o niña y luego continuar con el resto de la papilla.

¿Qué opinas?