Un estudio en humanos y monos ha identificado unas neuronas, que reaccionan entre sí de forma casi instantánea, como las responsables de controlar el movimiento producido por las articulaciones, según un artículo publicado hoy en la revista científica "Nature".

El estudio explica que en animales con múltiples articulaciones, como los mamíferos, uno de los problemas más complejos es cómo interpretar correctamente todos los impulsos sensoriales que producen la gran cantidad de combinaciones de movimientos que pueden generar las extremidades de estos animales.

Hasta ahora había habido investigaciones que demostraban que la producción de movimientos rápidos, involuntarios, implica un grado de sofisticación neuronal mayor que en los movimientos voluntarios.

El profesor Stephen Scott, de la Universidad de Queen (Canadá), demuestra en esta nueva investigación que tanto los monos como los humanos movemos nuestros codos y nuestros hombros generando órdenes motoras al cerebro que producen respuestas en unos 50 milisegundos.

Todo este complejo proceso se produce en la corteza motora primaria de los monos.

Los científicos usaron estimulación magnética trasncraneal con la que establecieron cuál es la causa por la que la corteza motora primaria genera de manera casi instantánea el movimiento de las articulaciones (en este caso, codos y hombros) durante la generación de actos reflejos en humanos.

EFE