Una investigación publicada en la revista British Medical Jornal, revela que los altos niveles de contaminación generado por el tráfico vehicular pueden aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón durante un máximo de seis horas después de la exposición.

Krishnan Bhaskaran, epidemiólogo de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, y sus colaboradores revisaron 79.288 casos de ataques al corazón desde 2003 hasta 2006 y la exposición a los niveles de contaminación.

En ellos encontraron altos niveles de partículas contaminantes en suspensión (PM10), el monóxido de carbono (CO), el dióxido de nitrógeno (NO2) y el dióxido de azufre (SO2) . Los contaminantes en suspensión y el dióxido de nitrógeno son conocidos marcadores de contaminación relacionada con el tráfico.

"Lo que ocurrió con la mayoría de estos pacientes es lo que se conoce como desplazamiento a corto plazo del efecto de la contaminación", indicó Bhaskaran quien recomendó además evitar lo más posible la exposición a estos gases.