La miel puede limpiar la bacteria que se encuentra en heridas infectadas y en las superficies contaminadas, revelaron los científicos de la Universidad de Gales en Cardiff.

Los experimentos llevados a cabo en el laboratorio señalan que la miel actuaría descomponiendo las defensas que utilizan las bacterias contra los contra los antibióticos.

"La miel puede ser una forma útil de combatir las infecciones de superbacterias como el estafilococo dorado resistente a la metilicina", explicó la investigadora Rose Coope, autora del estudio.

Hoy en día, una forma purificada de la miel de manuka, en específico, está incluida desde hace tiempo en medicamentos que se venden en farmacias en todo el mundo para la curación de heridas, agregó la especialista.

Sin embargo, hasta ahora no se conocen con precisión cuáles son los mecanismos que confieren a la miel sus propiedades antimicrobianas y por eso el producto no ha podido ser aprovechado de forma adecuada.