Tomar café no acarrea problemas cardíacos

Quienes beban de cuatro a más tazas de café al día tienen un 18 por ciento menos probabilidades de ser hospitalizados por problemas de arritmia cardiaca.
Los consumidores de café corren menos peligro de padecer problemas de ritmo cardíaco, reveló hoy una investigación presentada ante la Conferencia sobre Enfermedades Cardiovasculares, Epidemiología y Prevención en San Francisco (California).

Según científicos del Programa Médico Kaiser Permanente, el resultado es sorprendente porque las personas que más consumen café se quejan con frecuencia de sufrir palpitaciones.

Pero, por otra parte, refuerzan las conclusiones de otro estudio realizado en Dinamarca que determinó que eran similares los problemas de fibrilación atrial (el tipo más frecuente de arritmia) entre personas que beben mucho café y quienes consumen la infusión raramente.

Los científicos de Kaiser Permanente siguieron el historial médico de 130.054 hombres y mujeres y determinaron que quienes bebían cuatro o más tazas de café al día tenían un 18 por ciento menos probabilidades de ser hospitalizados por problemas de arritmia cardiaca.

Los que tomaban de una a tres tazas registraron un 7 por ciento menos de probabilidades de padecer el problema, indicó Arthur Klatsky, autor principal del estudio.

"El consumo de café está vinculado a un menor riesgo de hospitalización por problemas de arritmia. Pero está relación no demuestra que el café cumpla un efecto de protección", aclaró Klasky.

Añadió que hay otras explicaciones que podrían ser otras características de los bebedores de café, entre ellas su afición a realizar ejercicios de manera permanente o una dieta sana.

No obstante, explicó que los datos pueden ser reconfortantes para quienes consumen cantidades moderadas de café en el sentido de que su hábito no les provocará un problema grave de arritmia.

"Aunque este informe no contiene pruebas suficientes para asegurar que la gente debería tomar café para prevenir la arritmia cardiaca, sí apoya la idea de que la gente que corre el peligro de padecer el problema, o que ya lo tenga, no tiene necesidad de abstenerse de beber café", manifestó.

EFE