Una estudiante de medicina que sufre de anorexia, ha sido sentenciada por un juez a alimentarse. El dictamen señala que no tiene capacidad para decidir por sí misma. Sin embargo, sus amigos más cercanos creen que se deben respetar sus derechos, a pesar que pesa 33 kilogramos y mide solo 1,70 metros.

El juez del Tribunal de Protección en Londres, Peter Jackson, dictaminó que “incluso a la fuerza si es necesario”, pues “E (se ha decidido mantener en secreto su identidad) es una persona valiosa, ella no lo ve así, pero en un futuro puede que lo haga”.

Creado en 2007, el Tribunal de Protección puede tomar decisiones financieras o de bienestar en nombre del afectado o nombrar a personas que actúen en su nombre o impedir que lo sigan haciendo.

El juez ha admitido que ha tenido muchas dudas en este caso. "Es la primera vez que me he planteado la posibilidad real de que un tratamiento para mantener a alguien con vida", señaló.