Investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta, Estados Unidos, descubrieron que los encuentros sexuales entre hembras de simios de la especie los bonobos son sumamente ruidosos, informó la BBC.

La razón de los gritos se debe a que este representa un medio para mejorar el estatus social de una hembra de bajo rango. 

En efecto, las hembras de bajo rango que tienen relaciones sexuales con hembras de alto rango gritan para hacer saber a otros miembros del grupo acerca de su lazo a fin de escalar en su sociedad.

"Usando vocalizaciones, las hembras sólo anuncian contactos sexuales con los miembros importantes del grupo. Para las hembras bonobos, todo es cuestión de subir la escala social", explicó Zanna Clay, investigadora de la Universidad de Emory, tras señalar que esta especie es un muy consciente de las normas que rigen su universo social.

Y para comprender con mayor profundidad la comunicación entre monos, un equipo internacional, que lideró Clay, se trasladó a la República Democrática de Congo con el fin de observar a un grupo del santuario de Lola Ya.

El estudio revela que los llamados (gritos) eran más propensos a ser realizados por las hembras de menor rango, sobre todo si fueron elegidas por una hembra de rango superior para concretar el acto sexual.

Las hembras de bajo estatus hacen pública su unión socio-sexual con otro miembro del grupo dominante, porque puede servir para fortalecer su posición social y dejárselo claro a la hembra dominante, sostuvo Zanna Clay.