Foto referencial

Un comandante talibán de la provincia suroriental de Paktika, que responde al nombre de Mohammad Ashan, era buscado por las autoridades de Afganistán que ofrecían US$100 por su captura, informó la BBC.

Pero la búsqueda terminó esta semana, porque el propio Ashan se entregó en un puesto de control con el propósito de cobrar la recompensa.

Tras someterse a las disposiciones de las autoridades, el comandante de nivel medio-bajo exigió que le pagaran el dinero, pero no tuvo éxito.

Ashan era solicitado por ser sospechoso de organizar ataques a efectivos afganos y estadounidenses, que incluían la colocación de artefactos explosivos improvisados.