OMS: El envejecimiento saludable es la prioridad

La organización ha pedido a los gobiernos que afronten el envejecimiento de la población con estrategias contra enfermedades crónicas y cambios normativos; de moto tal que las personas mayores puedan mantener una buena calidad de vida, ´más sana, feliz y productiva´.
Andina

La esperanza de vida de las personas mayores está aumentando en todo el mundo, así lo señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien indicó también que en 2020 por primera vez en la historia, los mayores de 60 años superarán en número a los menores de 5 años. Y que en 2050 la población mundial de más de 60 años llegará a los 2.000 millones, incremento significativo ante los 841 millones que existe en la actualidad.

Es por ello que la organización ha pedido a los gobiernos que afronten el envejecimiento de la población con estrategias contra enfermedades crónicas y cambios normativos; de modo tal que las personas mayores puedan mantener una buena calidad de vida, "más sana, feliz y productiva".

Esta preocupación nace a raíz de una publicación de la revista médica británica "The Lancet" en la que advierte el incremento de enfermedades crónicas afectará a las personas mayores a menos que los sistemas de salud encuentren estrategias efectivas para abordar estos problemas.

"Serán necesarias reformas profundas y fundamentales en los sistemas de salud y atención social", afirma el director del Departamento de Envejecimiento y Ciclo de Vida de la OMS, el doctor John Beard, quien ha codirigido los artículos publicados en la revista.

En ese sentido, Ties Boerma, director del Departamento de Estadística e Informática Sanitarias de la OMS, puntualiza que "será importante que los países vigilen la salud y el modo de vivir de las poblaciones que envejecen para poder entender las tendencias de salud y confeccionar programas que satisfagan las necesidades específicas determinadas".

Por otra parte, la organización destaca que el aumento de la longevidad, especialmente en los países de ingresos altos, se debe al descenso en el número de muertes por enfermedades cardiovasculares; gracias, entre otras estrategias, por reducir el consumo de tabaco.