|

Alarmante incremento en ventas de pastilla del día siguiente

Según la Sociedad Peruana de Contracepción, las jóvenes consumen este anticonceptivo cada 15 o 39 días después de una relación sexual, "sin tomar en cuenta los riesgos".

El uso y abuso en los jóvenes del consumo de la pastilla del día siguiente o píldora de emergencia, diseñada para prevenir embarazos no deseados después de una relación sexual sin protección, realmente mantiene alarmados a los médicos peruanos. Se calcula que alrededor de 3-7% de mujeres entre los 15 y 17 años quedan embarazadas.

Ante el alarmante abuso es necesario que se inicie una campaña de educación sexual responsable tanto en las escuelas, en las instituciones de salud y en el seno de la familia para evitar alguna situación grave.

La Dra. Lorena Campodónico Olcese, Ginecóloga-Obstetra, miembro de la Sociedad Peruana de Contracepción, señala que el embarazo no deseado es un problema de salud pública, sobre todo en población adolescente. “Desafortunadamente el hecho de que este medicamento se venda al público sin contar con una receta, esta ocasionando que los jóvenes las consuman incluso cada 15 o 30 días después de una relación sexual, sin tomar en cuenta los riesgos que esto podría traerles a la salud”.

Los anticonceptivos orales participan aproximadamente con el 46% del mercado mundial: los inyectables con el 28%, los parches y anillos con el 1%  y las pastillas de emergencia o del día siguiente con el 25%. “25% es un porcentaje altísimo teniendo en cuenta que no es un método anticonceptivo, solo debería usarse en casos excepcionales y está creciendo su consumo cada vez más respecto a los años anteriores”, agregó.

EN CASO DE EMERGENCIA

En estudios ulteriores a los que reportaron la eficacia de 85% de esta píldora; se ha observado que existen tasas de éxito por debajo de 47% y si se usa reiteradamente su eficacia disminuye claramente, fuera de los efectos secundarios que puede presentar como desórdenes menstruales, nauseas, cefalea, entre otros.

“La mayor cantidad de mujeres que ingieren la píldora no saben en qué momento están de su ciclo, solamente les interesa reparar el “error” que han cometido y pueden desencadenar en problemas como daños vasculares graves, así como alteraciones menstruales significativas por el alto índice de estrógenos y progestina que están consumiendo”, recalcó el Campodónico.

Las estadísticas confirman que la píldora de emergencia es usada en aproximadamente 45% por menores de 25 años. La problemática principal es educación, comprender que se trata de un anticonceptivo de emergencia y no de un método habitual.