|

COVID-19: ¿Por qué algunas variantes del nuevo coronavirus llaman más la atención de la ciencia que otras?

Desde el inicio de la pandemia causada por el SARS CoV-2, en el mundo se han detectado diversas variantes del nuevo coronavirus que han llamado la atención de los científicos en el mundo. Esto es lo que se sabe hasta el momento. 

Es importante recordar que todos los virus, no solo el SARS CoV-2, mutan constantemente. | Fuente: AFP

A lo largo de los casi quince meses desde la declaración de pandemia a la infección por SARS CoV-2 por parte de la Organización Mundial de Salud (OMS), hemos escuchado y leído sobre las variantes del nuevo coronavirus, que en la mayoría de los casos, generan preocupación entre los científicos del mundo.

Es importante recordar que todos los virus, no solo el SARS CoV-2, mutan constantemente. Estas mutaciones pueden tener diferentes consecuencias en el desarrollo de la pandemia, como es nuestro caso. Hasta el momento, se han dado a conocer algunas variantes que llaman la atención de la ciencia como las aparecidas en Inglaterra, Sudáfrica, Brasil o en Perú y Chile.

Julio Valdivia, especialista en Ciencias Biomédicas y Biológicas y director de Bioingeniería de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), comenta que hablamos de una variante cuando existen muchas mutaciones importantes y “que le dan una ventaja o desventaja al virus, en algún sentido”.

“Una variante es el conjunto de muchas mutaciones, es la agrupación de mutaciones. Estas variantes también son llamados linajes. […] Por ejemplo, en el caso del virus de la gripe, este muta cada año. Es importante hacer el análisis genómico en cada país para determinar si tenemos también nuevas variantes”, sostiene.

La OMS comenta que existen, hasta el momento, más de 4000 variantes del SARS CoV-2 en todo el mundo, aunque la mayoría no tienen ningún impacto en términos de salud pública. | Fuente: AFP

¿POR QUÉ ALGUNAS VARIANTES LLAMAN LA ATENCIÓN MÁS QUE OTRAS?

La epidemióloga Oriana Rivera, especialista de la Escuela de posgrado de la Universidad Norbert Wiener, afirma que cuando el nuevo coronavirus infecta una célula, de forma casi asintomática, comienza a multiplicarse guardando una copia de su información genética y dentro de ese proceso de copia es frecuente que aparezcan errores, “que si bien muchas veces no tienen ningún efecto, en ocasiones producen cambios en alguno de los aminoácidos que comprenden la proteína del virus”.

“Como consecuencia, la estructura tridimensional de esas macromoléculas se puede ver alterada y con ellas, las propiedades del virus. De vez en cuando, un virus muta de una manera que mejora su capacidad de sobrevivencia y reproducción. Los virus que portan esas mutaciones aumentan su frecuencia debido a fenómenos inmunológicos como en la selección natural”, añade.

La especialista comenta que al inicio de la pandemia, todos éramos susceptibles al virus, había una gran escasez de equipo de protección para impedir los contagios y además desconocíamos de las mejores medidas para prevenirlas.

“El resultado era que el virus, prácticamente, tenía vía libre para infectarnos y las variantes que fueran un poco más contagiosas tenían escasa ventaja sobre el resto de variables. En la actualidad, se lo estamos poniendo más difícil al virus y una consecuencia directa es que bajo la presión, las variantes más transmisibles tienen una ventaja frente al resto, pudiendo prevalecer en determinadas poblaciones”, menciona.

La OMS comenta que existen, hasta el momento, más de 4000 variantes del SARS CoV-2 en todo el mundo, aunque la mayoría no tiene ningún impacto en términos de salud pública.

“La clave está en el tipo de mutación que adopta. Por ejemplo, las variantes inglesas, sudafricanas, brasileñas comparten una mutación denominada n501-y que podría convertirlas en más contagiosas. La variante sudafricana y brasileña tienen otra mutación en común, la e484-k, que reduciría la inmunidad adquirida por una infección pasada, por tanto tiene una posibilidad mayor de reinfección o bien mediante una vacuna”, señala. 

La doctora Rivera resalta que existe un consenso científico sobre que estas tres variantes, llamadas variantes preocupantes, son más contagiosas. 

“Esto se basa en datos epidemiológicos y, básicamente, los científicos analizan la velocidad en que se propagan y deducen hasta qué punto son más contagiosas. Por lo tanto, el resultado también depende de otros factores como las restricciones que se aplican en los territorios analizados. Por ejemplo, basándose en varios estudios, la OMS juzga que la variante inglesa es entre 36% y 75% más contagiosa”, menciona.

LA IMPORTANCIA DEL SECUENCIAMIENTO GENÉTICO

El epidemiólogo Manuel Loayza afirma que al realizar el secuenciamiento genético del virus, a partir de las muestras tomadas en diferentes regiones del mundo, es que los investigadores identifican ciertas características por las que dichas mutaciones pueden agruparse en variantes, ramas o linajes”.

“Es importante identificar y seguir los cambios y la aparición de estas nuevas variantes, que usualmente está asociadas a la presencia de una mayor transmisión y letalidad de los enfermos o asociadas a su patogenicidad viral”, comenta.

El especialista finaliza indicando: “la importancia de estas variantes es identificar el movimiento y la presencia en otras regiones diferentes y determina el predominio de una nueva de ellas que indicaría que el virus trata de adaptarse con mayor rapidez al hombre para poder replicarse y asegurar su supervivencia”.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.


NUESTROS PODCASTS

Espacio Vital

¿Cuánto tiempo dura la inmunidad después de la infección por Covid-19?

Está comprobado que las personas que tuvieron coronavirus pueden reinfectarse tiempo después. ¿Cuánto dura la inmunidad tras el primer contagio? El Dr. Elmer Huerta nos aclara la duda.