OEA y OPS cooperarán para reducir la demanda de droga en toda América

La iniciativa busca ayudar a los Estados miembros de ambos organismos a reformar sus sistemas de salud pública para ser "más eficaces y receptivos a los riesgos de abuso de drogas".

La Organización de Estados Americanos (OEA) dio hoy un primer paso en la revisión de la estrategia antidrogas que le han encargado los líderes del continente al firmar un acuerdo con la OPS para reducir la demanda de estupefacientes.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses, rubricaron un memorando de entendimiento con el que pretenden coordinar sus políticas relacionadas con la disminución del consumo de drogas.

La iniciativa busca ayudar a los Estados miembros de ambos organismos a reformar sus sistemas de salud pública para ser "más eficaces y receptivos a los riesgos de abuso de drogas", especialmente en el nivel primario de asistencia, según Insulza.

Su firma se produce después de que los líderes del continente, reunidos el pasado mes en la VI Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias (Colombia), dieran a la OEA el mandato de iniciar un estudio que permita revisar la lucha contra las drogas a nivel regional.

"No se nos piden decisiones ni protestas únicas, se nos pide abrir un abanico de acciones de fortalecimiento, basadas en la evidencia", señaló Insulza antes de la firma.

La OEA deberá examinar propuestas que provocarán "controversias", advirtió el titular del organismo, en aparente alusión a la posibilidad de legalización de las drogas propuesta por el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Ese debate no evitará que el organismo hemisférico dé "prioridad" a la reducción de la demanda y a los asuntos de salud relacionados, subrayó Insulza.

Por su parte, la titular de la OPS advirtió que el éxito de las políticas de disminución de la demanda "no esta garantizado de antemano" y no depende sólo de la "buena voluntad" de las dos instituciones hemisféricas que hoy firmaron el acuerdo.

"Es necesario que el interés manifestado por los gobiernos de Estados miembros se traduzca en un decidido apoyo político y de recursos que den soporte a las estrategias", indicó Roses.

EFE